Interior considera los disturbios de Zarautz "una mezcla de alcohol y gamberrismo"

Interior insistió ayer a través de un comunicado en que los incidentes registrados en la madrugada del pasado miércoles en Zarautz, donde grupos de vándalos quemaron 33 contenedores de basura, fueron "una mezcla de gamberrismo y consumo desmedido de alcohol y que contaron, además, con la participación de personas vinculadas a grupos radicales".

El departamento ha recibido críticas de partidos y sindicatos policiales después de que concluyese que los disturbios están desvinculados del entorno de ETA, aun cuando alguno de los participantes en la quema de contenedores pueda estar vinculado a la izquierda aberztale ilegalizada. Ayer mismo, el portavoz parlamentario del PP vasco, Leopoldo Barreda, declaraba a Europa Press que "la reacción tan tibia" de Interior "obedece más a una voluntad de reducir responsabilidades" por la presencia "testimonial", pero no suficiente, de agentes de la Ertzaintza que "a un diagnóstico claro de los hechos".

La consejería, que subraya "la gravedad" de los sucesos, recalca que los informes elaborados por la Ertzaintza tras su investigación confirman que no fueron el resultado de una acción planificada, "sino fruto de circunstancias encadenadas", en referencia al gamberrismo, el consumo de alcohol y la participación de radicales ya citada, y una "acción espontánea".

Interior abunda que los contenedores no fueron quemados de forma simultánea, tesis que mantuvo durante dos días el alcalde de la localidad guipuzcoana, Jon Urien, de Hamaikabat, ni se utilizaron sustancias acelerantes en los incendios.

El departamento que encabeza Rodolfo Ares recalca que "nunca ha minusvalorado los hechos, pese a no tratarse de actos planificados de antemano", y que la Ertzaintza "los investiga desde el primer momento" para detener a sus autores.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS