La Ertzaintza desvincula los disturbios de Zarautz del entorno de ETA

Los daños por la quema de 33 contenedores de basura superan los 37.000 euros

La Ertzaintza ha concluido que los incidentes registrados en la madrugada del pasado miércoles en Zarautz, donde fueron quemados 33 contenedores de basura, están desvinculados tanto en su organización como en su planificación del entorno de ETA. Ello, sin embargo, no se contradice, según fuentes de Interior, con el hecho de que algunos de los participantes en los incidentes puedan estar relacionados con la izquierda abertzale ilegalizada. De hecho, una de las dos personas que fueron identificadas en la zona por los agentes, ninguna de las cuales llegó a ser detenida, tiene antecedentes por sucesos de violencia callejera.

"Podemos decir que son actos de kale borroka, pero no organizados ni planificados, o de un gamberrismo politizado espontáneo", indicaron fuentes del Departamento de Interior.

Urkullu: "La izquierda 'abertzale' ha perdido otra oportunidad de sembrar confianza"

Tras las investigaciones de la Ertzaintza, la consejería destaca que existe una diferencia básica entre otros actos de kale borroka y los incidentes de Zarautz. Ni se han encontrado sustancias acelerantes para que los contenedores de basuras ardiesen con mayor rapidez, ni se registró simultaneidad y planificación en los ataques como en otros actos clásicos de kale borroka, en contra de lo que el alcalde de la localidad guipuzcoana, Jon Urien, de Hamaikabat, declaró tanto el miércoles como ayer. "Si esto sucede en Almería es gamberrismo; aquí se le llama de otra manera", remacharon estas fuentes de Interior.

Los incidentes se registraron entre las 5.30 y las 6.30 de anteayer en varias calles del barrio de Azken Portu de la localidad guipuzcoana, que se halla en fiestas, pero la quema de los contenedores no fue simultánea, sino que los autores de los hechos hicieron un "recorrido" en el que fueron prendiéndolos, no todos a la vez, sino progresivamente. "No eran objetivos planificados", insistieron las fuentes de Interior informantes.

Dos ertzainas resultaron heridos leves con quemaduras cuando intentaron apagar las llamas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La Mancomunidad de Urola-Kosta y el Ayuntamiento de Zarautz cifran en 37.823 euros el coste de la quema de los 33 contenedores. Los vándalos arrasaron 15 contenedores de papel, nueve de envases ligeros, dos de orgánico y cuatro de vidrio. Igualmente, fueron incendiados tres contenedores de recogida domiciliaria, competencia del consistorio. Los daños a terceros -las llamas afectaron a fachadas de edificios, vehículos, aceras o señales- aún no han sido cuantificados. El Ayuntamiento ha abierto una ventanilla para que los vecinos afectados puedan presentar las correspondientes denuncias.

Todos los contenedores han sido ya sustituidos y el servicio de recogida de basuras rcuperó ayer la normalidad.

Urien compareció públicamente por la mañana con la presidenta de la Mancomunidad. Lide Amilibia, y los portavoces municipales de todos los grupos: Imanol Lasa, del PNV; Patxi Elola, del PSE; Mariana Aranburu, de EB-Aralar, y Rafael Olaizola, del PP. Todos ellos emplazaron a la izquierda abertzale a que se pronuncie sobre los incidentes, que los ediles socialista y popular atribuyeron expresamente al entorno de Batasuna.

El alcalde remachó que "sea quien sea" el responsable de la quema de los contenedores este acto resulta "inadmisible" en un pueblo como Zarautz, que "promueve la convivencia y lucha por mantener una relación entre todos buena".

La Ertzaintza está examinando las cintas de vídeo de entidades oficiales y bancarias de la localidad para conseguir dar con los autores.

El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, colgó una entrada en su blog (urkullu.wordpress.com) en la que también pide a la izquierda abertzale radical que se pronuncie sobre un suceso "condenable en sí mismo, sea quien sea el responsable". Para el líder peneuvista la izquierda abertzale ha perdido "otra oportunidad para sembrar confianza y dar credibilidad a 'su proceso".

La izquierda abertzale radical guardó ayer silencio. El miércoles, la alcaldesa de Hernani, Marian Beitialarrangoitia, de la ilegalizada ANV, eludió pronunciarse en una comparecencia pública con otros miembros de Batasuna y su entorno con la excusa de que no tenía "datos acerca de ese episodio".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS