_
_
_
_
Tentaciones

Un trozo de 'Perdidos' en casa

Los días 21 y 22 de este mes será posible comprar, mediante subasta, más de 1.000 objetos de la serie, desde una foto hasta una furgoneta.

La silla de rueda de John Locke. El avión de juguete de Kate. La foto de Desmond y Penny. El anillo de Charlie con las iniciales de su grupo musical, los Drive Shaft. A muchos esta lista no les dice nada. Pero hay al menos 300.000 aficionados que enseguida pensarán en los seis años de su vida que han pasados en el sofá, amando y maldiciendo estos objetos cada vez que la escrita LOST aparecía en la pantalla, cerrando un capítulo de la serie y obligándoles a esperar otra semana más.

Desde 1985, la compañía Profiles in History organiza subastas de autógrafos de personajes famosos y objetos usados en series y películas. La espada láser de Luke Skywalker, por ejemplo, fue vendida por 240.000 dólares. La cabeza en tamaño natural del tiranosaurio rex de Parque Jurásico salió un poco más barata: 126.000 dólares. Ahora ha llegado el turno de Perdidos. Los próximos 21 y 22 de agosto se podrán adquirir por subasta más de 1.000 objetos entre disfraces, materiales, trozos de escenario y demás, que aparecieron a lo largo de las seis temporadas de la serie (aquí van algunos de ellos).

Más información
El reglamento de la subasta de los objetos de 'Perdidos'
¿De qué iba la escotilla, J.J.?
No aclaren, que oscurece
Disney ordena borrar de la Red el epílogo de 'Perdidos'
La subasta de la mítica serie 'Perdidos' termina con éxito con la compra de todos los artículos
Los objetos perdidos de 'Lost', salen de la pantalla

Pasar a recoger a sus amigos con la furgoneta de la iniciativa Dharma será posible, a condición de ofrecer al menos 8.000 dólares, claro. ¿Y por qué no darle un toque salvaje a su salón con el sillón que Sawyer arranca del avión? Se aceptan ofertas a partir de 300 dólares. Los más románticos podrán hacerse con la botella llena de mensajes que Charlie deja en el mar en el episodio 23 de la primera temporada. Marc Kruskol, de Profiles in History, explica en conversación telefónica que "la compañía solo se lleva un pequeño porcentaje por la organización de la subasta. El dinero de las ventas va casi totalmente a ABC [la cadena que emitía la serie en Estados Unidos]".

Perdidos sigue el ejemplo de series como Star Trek, El doctor House y Expediente X que ya subastaron varios accesorios. Cada objeto tiene un valor de partida y ya se pueden enviar ofertas por teléfono, por mail, por fax. Obviamente, también es posible plantarse directamente en el hangar Barker del aeropuerto de Santa Mónica, en California, a partir de la una de la tarde en los días indicados. La página web de Profiles in History informa de que ya han llegado propuestas desde 33 países del mundo. A Kruskol le consta que "algunos de los actores de la serie también están formulando ofertas, aunque de momento no sabemos quiénes ni para qué objetos".

El final de la sexta y última temporada de Perdidos (vea aquí los últimos cuatro minutos), que Cuatro transmitió a las 6.00 de la mañana del pasado 23 de mayo, en contemporanea con la emisión en Estados Unidos, fue visto por 400.000 espectadores en España (13,5 millones en EE. UU.). A lo largo de los años, la serie se ha convertido en un fenómeno de culto. Hasta hubo aficionados que fueron a pasar las vacaciones a la isla donde se rodaban los capítulos. Hace unos días en YouTube apareció un video de 12 minutos de El nuevo hombre a cargo, epílogo de la serie que ofrece respuestas a algunas de las preguntas que el final dejó por contestar y muestra "escenas perdidas", como las defino el actor Michael Emerson (Ben, en la serie). Disney, propietaria de ABC, iba a incluirlos en un Dvd que sacará próximamente a la venta, pero algún aficionado logró apoderarse del video y se le adelantó, colgándolo en Internet.

Algunos de los protagonistas de la serie Perdidos.
Algunos de los protagonistas de la serie Perdidos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_