Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condena a una boticaria por falsear recetas por miedo a sus pacientes

El Tribunal Supremo ha confirmado la pena de 11 meses de prisión y de inhabilitación impuesta a una farmacéutica de Granada que falsificaba recetas para evitar que los clientes se pusieran agresivos cuando no disponía de los medicamentos prescritos por los médicos.

La regidora de una farmacia sita en el polígono de Almajáyar, de Granada, modificó hasta en ocho ocasiones el medicamento prescrito por los médicos para conjurar la agresividad que mostraban ciertos pacientes. Sobre el nombre del medicamento sustituido simulaba la firma del médico, lo que inducía a pensar que el cambio lo había realizado el propio médico. En seis de las ocho ocasiones el fármaco sustituido tenía el mismo principio activo que el recetado.

La farmacéutica confesó sin ambigüedades las modificaciones, pero impugnó la sentencia ante el Supremo aduciendo que no trataba de engañar al usuario ni al órgano de control, sino evitar la agresividad de determinados pacientes. El alto tribunal, sin embargo, ha estimado que la acusada "alteró conscientemente la verdad" de un documento oficial, como son las recetas de la Seguridad Social.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de agosto de 2010