Entrevista:RICHARD STEINER | Experto en vida marina

"La catástrofe es mucho mayor de lo que dice el Gobierno"

Richard Steiner, de 57 años, lleva media vida trabajando en temas medioambientales y estudiando el impacto de los vertidos de petróleo. Profesor y experto en Conservación de la Vida Marina en la Universidad de Alaska (EE UU), fue consejero en el programa de respuesta de emergencia al desastre del Exxon Valdez, en Alaska, en 1989. Está especializado en programas de prevención, estimación de daños y recuperación del entorno. Ha sido consejero del Gobierno de Pakistán sobre el accidente del Tasman Spirit en el Mar de Arabia (2003), y en Líbano sobre el vertido durante la guerra con Israel en 2006. Esta semana ha visitado la zona del derrame de Petrochina en Dalian para aconsejar a Greenpeace.

Más información
La oscuridad que todo lo engulle

Pregunta. ¿Cuál es su impresión tras la visita?

Respuesta. Es un vertido muy grande, mucho mayor que la estimación oficial. Es un desastre, aunque han hecho una buena labor de recogida de petróleo del mar. Pero los trabajadores no llevan traje de protección adecuado, guantes, botas y mascarilla. Todos han resultado expuestos al petróleo tóxico. No ha habido mucha información por parte del Gobierno ni de Petrochina sobre la causa, el tamaño o el impacto del vertido.

P. ¿Cuánto petróleo calcula que ha sido derramado?

R. Nuestra estimación es que han sido entre 60.000 y 90.000 toneladas, un vertido muy grande, mucho mayor que las 1.500 toneladas que ha dicho el Gobierno. Hemos usado dos métodos de cálculo. Lo que han recogido los trabajadores en la zona, entre 50.000 y 60.000 toneladas, ya es más que la estimación oficial.

P. ¿Cuál puede ser el impacto para los pescadores que están recogiendo el petróleo con las manos desnudas?

R. A corto plazo, problemas respiratorios, erupciones cutáneas, náuseas, mareos. El crudo tiene químicos cancerígenos. Ha habido muchos trabajadores cubiertos de petróleo, respirando los gases tóxicos todo el día, con el consiguiente riesgo de desarrollar cáncer en el futuro.

P. El gobierno local ha dicho a los ciudadanos en qué playas no bañarse, pero hay adultos y niños en la arena y el agua a pesar de los restos visibles de petróleo.

R. El Gobierno debería cerrar totalmente cualquier playa en la que haya evidencia de petróleo. Debe tomar muestras de forma regular para garantizar que no hay petróleo en el mar, en la arena o en el pescado y el marisco que cogen los pescadores, para proteger la salud de la gente. Pero no me ha dado la impresión de que lo esté haciendo.

P. Cuando se le dice a la gente que el agua en la que está jugando puede ser tóxica, responde que no pasa nada.

R. Sí, no lo saben. Pero puede tener consecuencias graves. La recomendación más básica en el agua y la arena es: si puedes ver el petróleo, olerlo o sentirlo con tus dedos, el lugar no es seguro. Hay componentes del petróleo en el agua que no se ven y se desplazan con las corrientes. Este vertido ha viajado probablemente cientos de kilómetros.

P. ¿Es posible evaluar cuál será el impacto medioambiental?

R. No sabemos exactamente cómo será, pero será grave. También desde el punto de vista económico, por la reducción de turismo y el daño a la industria pesquera. Hay cientos de granjas de moluscos, de vieiras, en el mar y muchas han resultado expuestas al vertido. Hayan muerto o no, las vieiras no serán seguras para el consumo. Si miramos hacia delante, lo importante es analizar cuál es exactamente la situación de toda la industria petrolera, las terminales de descarga y las infraestructuras, y mejorarlas para evitar que esto vuelva a ocurrir.

Richard Steiner.
Richard Steiner.
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS