Reportaje:

El Mini se viste de campo

El utilitario inglés estrena la versión todoterreno Countryman - Crece por fuera, gana espacio por dentro y tiene cuatro puertas y un buen maletero - Sale en septiembre: desde 20.800 euros

Más versátil y mucho más práctico. El Countryman, la versión todoterreno del Mini, resuelve las principales carencias del utilitario inglés y mejora sus aptitudes como familiar capaz de cumplir como coche único. Es más grande por fuera, más desahogado por dentro y tiene por fin un maletero generoso. Conserva su deportividad para disfrutar al volante y unos consumos ajustados, pero ahora permite también circular por caminos de tierra. Saldrá a la venta el 18 de septiembre con cinco motores: desde 20.800 euros.

El Countryman es la cuarta carrocería del Mini (dos puertas, Cabrio y Clubman), el utilitario más deseado: lleva casi 800.000 unidades vendidas (74.000 en España) desde que BMW lo resucitó en 2001. Esta nueva versión tiene cuatro puertas y ha crecido en todas las direcciones. Comparte la base mecánica del BMW X1 (chasis y motores adaptados) y mide 4,10 metros de largo, 40 centímetros más que el Mini normal, y solo 10 menos que un Golf. Pero es también otros 13 más alto que el Mini de dos puertas y tiene 20 centímetros de altura libre al suelo, ocho más que este, para circular por pistas de tierra sin dañar la mecánica por debajo.

El estirón se nota en la imagen. El Countryman conserva los atributos estéticos del Mini, en especial su carisma y deportividad, pero en un formato más grande y consistente. Por delante estrena un capó y un parachoques más prominentes, una parrilla diferente y unos faros más grandes que realzan su presencia. En el lateral destacan el techo, más definido, y el escalón de la base de las puertas. Y la zaga incluye un portón abombado que transmite solidez.

El resultado es un coche atractivo y diferente que actualiza el poder de seducción del Mini y busca retener a los clientes que empezaban a aburrirse del modelo normal. Pero también aspira a conquistar a familias jóvenes que no tenían suficiente espacio en los otros Mini. Y es que los cambios convierten al Countryman en un coche bastante práctico. Así, su mayor altura y la posición de los asientos permiten circular en una posición más elevada que da seguridad. Las cuatro puertas facilitan el acceso atrás y el portón lleva la base muy baja para cargar con menos esfuerzo. Pero lo mejor del aumento de tamaño es la habitabilidad (véase recuadro).

El Countryman se venderá con cinco motores y costará entre 3.600 y 4.500 euros más que un Mini normal con la misma mecánica. El One 1.6 de 98 CV será la versión básica de gasolina (5,9 litros de consumo medio y 20.880 euros), seguida del Cooper 1.6 de 122 CV (seis y 23.700) y el Cooper S 1.6 turbo de 184 CV (6,1 y 28.950). Hay dos nuevos turbodiésel que proceden del BMW Serie 1: One D 1.6 de 90 CV (4,4 y 22.200) y Cooper D de 112 CV (4,4 litros y 25.000 euros). Todos ofrecen una conducción ágil, deportiva y segura, gastan poco e incluyen de serie tracción delantera, cambio manual de seis marchas, aire acondicionado, radio CD, sistema Start&Stop y un equipo de seguridad con seis airbags y ESP. La tracción 4 - 4 ALL4, muy compacta y ligera, cuesta 2.050 euros y solo se ofrece en los Cooper D y Cooper S (27.050 y 31.000).

El Countryman mantiene el estilo de los demás Mini en un formato más grande y con personalidad propia.
El Countryman mantiene el estilo de los demás Mini en un formato más grande y con personalidad propia.

Cuatro o cinco plazas

El Countryman es el primer Mini con cuatro puertas, lo que unido al aumento de tamaño refuerza su sentido práctico como familiar. Así, ofrece dos buenos asientos delante y unas plazas traseras regulables en longitud que permiten reclinar los respaldos. Se puede pedir con dos o tres plazas atrás (sin recargo) y en ambos casos ofrece suficiente espacio para las piernas y puede alojar a personas de más de 1,80 metros. Además, el maletero casi dobla al del Mini normal: 350 litros frente a 190 (1.170 si se abaten los respaldos). Un detalle novedoso es el raíl central situado entre los asientos, que permite fijar con clips, diferentes módulos portaobjetos muy prácticos diseñados para este coche: posavasos, ceniceros, nevera, teléfono, consola de videojuegos...

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS