Los ciclistas toman Madrid desafiando la alerta por el calor

Los últimos jueves de mes se están convirtiendo en una cita habitual para los amantes de las bicis, que salen en masa -masa crítica, como se denominan ellos mismos- Son muchos los ciclistas que se juntan en distintas ciudades del mundo para hacer un recorrido ese día. Pese a ello los peatones miran algo sorprendidos las decenas de bicicletas que pasean ese día por Madrid; y los conductores, que sufren los rigores del tráfico madrileño, no se resignan a que sus tribulaciones se acentúen por el paso de la masa crítica.

Ayer, último jueves del mes de julio, no fue una excepción, y decenas de ciclistas partieron puntuales a las 20.30 desde la glorieta de Cibeles. Pese a los casi 37 grados que se alcanzaron en la zona centro, fueron bastantes las bicicletas y los patines que circularon. Casi 500 metros de protesta móvil cuyo recorrido fue desde Cibeles hasta el parque del Cerro del Tío Pío, en Vallecas.

El colectivo Bici Crítica organiza estas concentraciones mediante foros de Internet y listas de correo electrónico. Los ciclistas se apuntan y dan su opinión sobre las rutas que se pueden realizar, ya que cambian todos los meses. Eso sí, el recorrido es apto para prácticamente todos los públicos, ya que ronda los cinco kilómetros.

Al ser una edición vacacional, se podían ver más familias, niños y patinadores. Las temperaturas sofocantes que justificaron la alerta amarilla en el área metropolitana hicieron que muchos se quitasen la camiseta y se refrescaran con pistolas de agua.

Ante los ya clásicos pitidos de conductores y taxistas, no quedaba más que sonreír. "Son los problemas habituales", afirmaba Josefina concentrada en el pedaleo. "Pero esto ya es imparable, en cualquier época del año, con calor, da igual. Y en agosto suele venir todavía más gente". Lo veremos en cuatro semanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 30 de julio de 2010.

Lo más visto en...

Top 50