¡Acción!, rueda Woody Allen, actúa Carla Bruni

Sarkozy asiste a la interpretación de su esposa en las calles de París

Carla Bruni no fue anoche la primera dama de Francia, ni la cantante de éxito, ni la modelo que imponía su estilo en las pasarelas más exclusivas. Ayer se puso ante la cámara para actuar a las órdenes, nada menos, que de Woody Allen, que rueda este verano en las calles de la capital francesa. Y es que Medianoche en París cuenta en el reparto con Bruni a quien el director ofreció el papel durante una visita al palacio del Elíseo la pasada primavera.

Allen trabaja en París desde principios de mes pero no fue hasta la madrugada de ayer cuando Carla Bruni entró en acción. Su trabajo como actriz solo durará una semana.

Bruni apareció por sorpresa en el rodaje programado en una calle del distrito V de París, cerca del barrio latino. La cantante llegó luciendo una amplia camisa blanca, tipo túnica, unos vaqueros azules y unas bailarinas. Ropa que cambió, en el momento de actuar, por un ligero vestido hasta las rodillas y unas sandalias de tacón. Durante varias horas, Bruni rodó su primera escena, en la que compartió planos con el actor estadounidense Owen Wilson, protagonista de la comedia romántica. De fondo, una pequeña tienda de alimentación de la calle Mouffetard. Según explica el diario Daily Telegraph, la actriz pidió repetir una escena un total de 35 veces. Aunque la mayor sorpresa de la noche fue descubrir a Nicolas Sarkozy, cuyos últimos días antes de las vacaciones están siendo bastante movidos, en el set para acompañar a su esposa en esta nueva experiencia. Entre fuertes medidas de seguridad, con la calle cortada al tráfico y la policía impidiendo el paso, se pudo ver al presidente vigilar todo lo que ocurría en el rodaje. Cuando Bruni termine su trabajo ante la cámara de Woody Allen, la pareja presidencial se marchará a la casa que ella tiene en la Costa Azul para disfrutar de unos días de vacaciones.

La primera dama de Francia pidió repetir una escena hasta 35 veces

Más información

Aunque Bruni ya había hecho un par de apariciones cortas en Catwalk (1995), de Richard Leacock, y en Paparazzi (1998), del francés Alain Berbérien, donde aparecía del brazo de Johnny Hallyday, esta vez es cuando tiene un verdadero papel, aunque sea pequeño. Interpreta a la directora de un museo parisino, cuyo destino se cruza con en el de una familia estadounidense de paso por París.

Además de Owen Wilson, la película cuenta con la presencia de Adrien Brody, Kathy Bates y Rachel McAdams, así como de la francesa Marion Cotillard. El guión, escrito por Allen, alterna escenas actuales con flashbacks de los años veinte.

El director neoyorquino lleva desde finales de junio en la capital francesa, adonde se ha desplazado con su esposa Soon-Yi y la hija de ambos, y también su hermana, Letty Aronson, coproductora de la película. La familia se ha instalado en el lujoso hotel Bristol, a dos pasos del Elíseo. La película, que se filma enteramente en Francia, cuenta con un presupuesto de 23 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 29 de julio de 2010.

Se adhiere a los criterios de