La construcción pide un plan de ayudas por el recorte inversor

En una imagen poco habitual, los líderes de las cinco patronales de la construcción se reunieron ayer para emitir un diagnóstico común: el plan de ajuste anunciado por el Ministerio de Fomento el pasado día 22 tendrá un efecto devastador sobre el sector y toda la economía española.

Los empresarios calculan que cada millón de euros que se deja de invertir en infraestructuras supone la destrucción de 18 puestos de trabajo. Así que los responsables de la Confederación Nacional de la Construcción y las cuatro patronales asociadas -Seopan, Anci, Aerco y Cepco- pronostican que el tijeretazo inversor empujará al paro a 115.000 personas.

Pero esto no es todo. David Taguas, presidente de Seopan (que engloba a las grandes constructoras) señala que el recorte anunciado en enero ya supuso la destrucción de medio millón de puestos de trabajo.

Más información

Además, las constructoras señalan que si Fomento no paga en lo que queda del año, sufrirán una merma de ingresos que llevará a muchas de ellas a "situaciones concursales que pueden acabar en quiebras provocadas por la actuación del Gobierno". Para evitar esto, piden un plan de reestructuración que incluya ayudas fiscales y del ICO.

Los empresarios señalan que existen "yacimientos de gasto improductivo" que podría reducirse para no tener que reducir el gasto productivo. Aunque de forma oficial prefieren no detallar qué partidas se podrían recortar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0029, 29 de julio de 2010.

Lo más visto en...

Top 50