Reportaje:

Divorcio entre Contador y el Astana

El nuevo equipo de Riis, apoyado por Specialized, patrocinador personal del español, probable destino del triple ganador del Tour

Los últimos días del Tour, la falsa sonrisa de Bjarne Riis, tampoco sus palabras, ya no podía desdecir a su mirada: la posibilidad de que Alberto Contador corriera a sus órdenes a partir del próximo año dejaba, por tanto, el estadio del rumor para convertirse en una probabilidad. Ayer, un comunicado personal del chico de Pinto, en el que anunciaba que había decidido no responder al ultimátum del Astana para renovar su actual contrato, que termina en diciembre, abonaba aún más la alternativa del director danés. La opinión del fabricante de bicicletas Specialized, proveedor del Saxo Bank y del Astana, aparte de patrocinador personal del ganador de tres Tours, tiene gran peso en la decisión final: Specialized ha decidido que el año próximo al único equipo que preste su material, e incluso, un buen pellizco de presupuesto en forma de patrocinio, sea a la estructura de Riis.

El director danés pierde para el año próximo a los hermanos Schleck

Más información

Astana ofrecía a Contador dos años de contrato y cinco millones de euros cada uno. "Alberto Contador estudia con calma todas las posibilidades que se le ofrecen para correr en las próximas temporadas, sin que hasta el momento haya descartado ninguna de ellas", se lee en el comunicado del corredor, de 27 años.

Riis, quien al principio del Tour anunció que contaba con un nuevo patrocinador para sustituir a Saxo Bank, que le abandona, perderá el año próximo a los hermanos Schleck, que liderarán un nuevo equipo luxemburgués, así como a su figura para las clásicas, el suizo Fabian Cancellara, quien probablemente anunciará el domingo su fichaje por el BMC. Cuenta así el danés, quien, como ciclista, ganó en 1996 el que debería haber sido el sexto Tour de Indurain, y como director, el Tour de 2008 en el que Carlos Sastre pudo con la coalición de los hermanos luxemburgueses, con patrocinadores, pero no con campeones. Contador, con quien ha estado negociando desde mayo pasado, sería la pieza clave de su futuro.

Al nuevo equipo, la cuarta estructura diferente en la que se encuadraría el chico de Pinto -la de Manolo Saiz, de 2003 a 2006; la de Johan Bruyneel, de 2007 a 2009, la suya propia, con Yvon Sanquer y Sandro Martinelli como garantes, en 2010-, Contador aportaría sus compañeros Noval, Hernández y Navarro, su mecánico, su masajista y su preparador físico. A la sombra gigante de Riis, pues, continuaría con su tarea de construir un grupo personal e intransferible de hombres de confianza.

Aunque a comienzos del Tour Contador había decidido prácticamente seguir con Astana en un futuro próximo, diferentes asuntos -la posición de Specialized, que le paga un millón de euros al año, los roces con Vinokúrov y la desconfianza hacia la dirección técnica de Martinelli- le han abierto la vía a nuevas meditaciones. De hecho, la noche de la etapa de Gap, en la que compartía hotel con el Saxo Bank, sus abogados, en viaje relámpago desde Madrid, se reunieron con Riis, detalle que no apreció en absoluto el entorno de Vinokúrov.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 29 de julio de 2010.

Lo más visto en...

Top 50