Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cierre de filas en torno a los campus de excelencia

El plan de financiación universitaria se firmará este año y las tasas suben un 4%

En línea con el clima que domina el mundo académico de un tiempo a esta parte, los centros públicos y privados y la Consejería de Educación celebraron ayer el Consejo Valenciano de Universidades "más cómodo de los últimos años", según lo describió Juan Juliá, rector de la Politécnica. El consejo cerró filas en torno a los proyectos de campus de excelencia autonómicos y expresó su apoyo tanto hacia el que sigue adelante (el presentado por la Universitat, la Politécnica y el CSIC) como hacia los que han caído en la última convocatoria: el de la Universidad de Alicante con la Miguel Hernández de Elche (que es el que mayor malestar, por inesperado, ha generado); el de la Jaume I de Castellón, y los de las privadas CEU-Cardenal Herrera y Católica San Vicente Mártir.

Educación autorizó todos los títulos de Grado propuestos por las universidades para el próximo curso. El consejero Alejandro Font de Mora reiteró su compromiso de que la Jaume I abrirá la carrera de Medicina en septiembre de 2011. Y su departamento aprobó una subida del 4% en las tasas de matrícula que pagarán los alumnos el curso que viene, en la franja alta de la horquilla fijada por el Gobierno (del 1,5% al 5,5%), lo que también complació a los dirigentes universitarios (que en otras ocasiones han visto cómo el Consell elevaba las tasas por debajo del IPC), y mucho menos a las asociaciones de alumnos.

Font de Mora confirmó que el Plan Plurianual de Financiación (PPF) se firmará después del verano, aunque no entrará en vigor hasta el año 2013. Los años 2011 y 2012 servirán para calibrar un modelo que premiará económicamente la consecución de resultados, si bien de forma gradual y convenientemente acolchada para evitar que la factura se le vaya de las manos a la Generalitat. El nuevo PPF estará en vigor hasta 2017.

Los centros volverán a tener un horizonte financiero claro a medio plazo. Una ventaja estratégica con la que contaron desde los años noventa (todavía con un Consell socialista), que se mantuvo durante las dos primeras legislaturas populares, y que perdieron en 2003, coincidiendo con la llegada de Francisco Camps a la presidencia de la Generalitat.

Con lo anterior (y con el recorte relativamente suave que hasta el momento han sufrido los fondos universitarios), no es raro que los rectores se sientan cómodos, y que no den demasiada importancia a la impresión de que la firma del PPF se retrasa a después del verano para acercarla a las elecciones autonómicas de principios de 2011.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de julio de 2010