Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Jefe Diego pide a su hijo que pague el rescate para sacarle del "infierno"

Fernández de Cevallos lleva secuestrado más de dos meses

Los secuestradores del ex candidato presidencial mexicano Diego Fernández de Cevallos, El Jefe Diego , desaparecido el 14 de mayo, divulgaron el lunes una foto del político conservador y una carta suya, en la que pide a su hijo mayor que pague el rescate "rápidamente" para sacarle del "infierno".

Junto a la misiva, los secuestradores envían un comunicado en el que desmienten haber rebajado el monto del rescate (calculado en 50 millones de dólares, 38,5 millones de euros) e ironizan sobre la ineficacia de las autoridades. Familiares de Fernández de Cevallos han declarado a algunos medios que dan por buena la carta y que están convencidos de que el político está vivo.

Los textos y la foto fueron recibidos por el periodista José Cárdenas en su cuenta de Twitter, remitidos desde el correo misteriosos.desaparecedores@yahoo.com.

La prensa cifra en 38 millones de euros el dinero exigido por el político mexicano

La carta atribuida a Fernández de Cevallos data de hace más de mes y medio, del 10 de junio. En ella, el abogado y ex senador (2000-2006) del Partido Acción Nacional (PAN) insta de su puño y letra a su primogénito a que haga una oferta "que demuestre voluntad" de negociar. "No puedo describirte el infierno que vive tu padre y no sé cuánto aguante más", arranca la misiva. El Jefe Diego explica que, a pesar de las medicinas que ha recibido -aspirina y ternormin-, ha "tenido varios desvanecimientos y mucho dolor en el pecho". "Tú sabes que no quedé bien del corazón después de la operación", dice, y le pide el "mayor esfuerzo". "Ellos tienen todo el tiempo del mundo, no les corre ninguna prisa. Lo mismo les da mañana que dentro de 100 días. Para tu padre, lo que no sea de inmediato no tiene sentido".

La fotografía presenta al político conservador, que pugnó por la presidencia de México en 1994, con el torso desnudo y los ojos vendados. Se trata de una imagen idéntica a la que ya habían dado a conocer los captores el 20 de mayo, seis días después del secuestro. En las manos sostiene la revista Proceso del 23 de mayo, que muestra su retrato en la portada.

Por último, los secuestradores remitieron al periodista Cárdenas el Boletín número 2, fechado apenas hace una semana, el 20 de julio. En él, el grupo no identificado más que por el mismo mote de la dirección electrónica desmiente algunas versiones publicadas recientemente en la prensa mexicana, que señalaban que el pago exigido había sido rebajado a 23 millones de euros y que Fernández de Cevallos y su familia habían tenido contacto. "No hemos reducido el monto del rescate, no ha existido comunicación telefónica alguna entre el archiduque de Escobedo [se permiten bautizar irónicamente así al político, por el lugar donde se ubica el rancho en que fue secuestrado] y su familia". Los captores se mofan además "de la pasmosa astucia" de las autoridades. A pesar de que el Gobierno (del mismo partido que el secuestrado) abandonó oficialmente las pesquisas apenas unas horas después de abocarse a ellas, cosa que les ha acarreado un aluvión de críticas, los secuestradores señalan que la actividad de los policías no ha cesado.

Distintos observadores han apuntado que la identidad de los secuestradores corresponde a la de un grupo escindido de la guerrilla, y que, por esa razón, los procesos de negociación son largos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de julio de 2010