Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:la lidia

El mundo del toro solo ve motivos políticos

Empresarios, apoderados, toreros y ganaderos niegan con rotundidad que Cataluña sea antitaurina

Pesimismo y resignación son los dos sentimientos que declaran los representantes más destacados del estamento taurino. Sin una unión clara, todos, salvo el apoderado de José Tomás, dan por perdida la votación.

- Carlos Núñez, presidente de la Unión de Criadores de Toros de Lidia y de la Mesa del Toro, que reúne a todos los sectores de la fiesta sale en su defensa: "Los sentimientos no se pueden prohibir. Eso es lo que se quiere hacer en Cataluña, terminar con una sensibilidad. No es un problema de maltrato animal como quieren hacer creer, sino una cuestión política. Siento que están utilizando una excusa para crear una identidad artificial. No creo que la prohibición de los toros sea una preocupación fundamental de la ciudadanía catalana".

- Pablo Martínez Labiano, representante de la tercera generación de empresarios de la familia Chopera. Apoderado y empresario junto a su hermano Óscar de las plazas de toros de Bilbao, San Sebastián, Logroño, Tudela, Santander, Salamanca y Almería: "Las prohibiciones no deberían existir en democracia. Más que preocupados económicamente estamos preocupados por la libertad. En el País Vasco las plazas gozan de buena salud. En Santander esperamos llegar a llenar los tendidos casi todos los días y eso que estamos en crisis.

- Curro Vázquez, matador de toros retirado y apoderado de Morante de la Puebla y Cayetano Rivera Ordóñez: "Han querido mezclar los toros con España. No sé qué pasará, pero sí tengo algo claro que los políticos no conocen a su pueblo. Estoy seguro de que si se preguntase al pueblo de Cataluña, uno a uno, no se quedarían sin toros".

- José María Manzanares, figura del toreo: "Barcelona es una de las plazas más sensibles, donde mejor entienden a los artistas. Quitar la libertad de elegir es muy duro, un gran golpe para la fiesta. Puede ser un error muy grave".

- Sebastián Castella, primera figura del toreo de nacionalidad francesa: "Me apena la posibilidad de que haya aficionados que tengan que quedarse sin poder ir a la plaza. Creo en la libertad de elección y de decisión de las personas por encima de todo. La fiesta se abre al mundo y acerca a las personas. Españoles, franceses, colombianos, mexicanos, portugueses... se unen por esta fiesta tan increíble y única. Es una pena que la fiesta sea cada día más internacional y, sin embargo, en determinados lugares, como es ahora Cataluña se cargue contra ella. No le veo el sentido ni el fin. Si esto sale adelante, es una pérdida económica, social y, sobre todo, cultural".

- Antonio García Jiménez, segunda generación de la empresa Matilla, gestiona la plaza de toros de Barcelona y las carreras de José María Manzanares, El Fandi, Finito de Córdoba y Juan José Padilla: "Me gustaría que imperase el sentido común, que no se cometa una locura, que se lo piensen mucho antes de prohibir nada. Cada día cambia la perspectiva de la votación. Unos días parece que lo tenemos casi ganado, otros parece que se van a abolir los toros con toda facilidad".

- Victoriano Cuevas Roger "Victoriano Valencia", matador de toros retirado y apoderado de Enrique Ponce, durante 10 años fue empresario de la plaza de Tarragona: "Como cualquier prohibición esto solo puede ser malo. Al público se le puede orientar y enseñar. Empezaron prohibiendo que fueran los jóvenes y se terminará con exterminar la fiesta en Cataluña. Lo peor de la situación es que durante décadas Cataluña ha demostrado amar la fiesta. Nos hemos convertido en un arma arrojadiza.

- Serafín Marín, matador de toros catalán: "Estoy muy molesto por la postura que ha tomado el PSC. Me siento engañado. Creíamos tener opciones cuando iban en bloque pero todo el trabajo se desmorona. Estoy nervioso, desesperado... Me espero lo peor. Me he hecho aficionado en Cataluña. Me he hecho torero en esta escuela y en esta plaza. Soy de Barcelona ¿Cómo han podido cambiar tanto la realidad?".

- Santiago Ellauri, apoderado de El Cid y transportista de reses bravas: "Quieren erradicar una cultura de manera artificial. Nos quitan el trabajo solo porque no entra en sus esquemas. Soy economista y me dedico a los toros porque es el mundo que conozco, que amo. No entiendo que se quiera criminalizar una profesión digna".

- Salvador Boix, compositor y apoderado de José Tomás: "Creo que soy el único optimista pero tenemos posibilidades de salvar los toros en Cataluña porque aquí no hay clamor, ni a favor, ni en contra. En la sociedad, en general, hay indiferencia. Estoy yendo, uno por uno, a ver a todos los parlamentarios y explicarles qué significaría apoyar esta prohibición. El sentido común tiene que imperar. Aunque hay algo que no puedo entender, si los ciudadanos no votamos listas abiertas, ¿por qué a última hora no votan en bloque en el PSC? Espero que reflexionen hasta el último segundo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de julio de 2010