Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Polémica urbanística en Sevilla

Los problemas crecen bajo las 'setas'

Metropol Parasol, el principal proyecto de Sevilla, acumula seis años de obras y 40 millones de incremento de coste

En la zona norte del centro de Sevilla hay un solar de más de 6.700 metros cuadrados que lleva desde 1973 a la espera de una solución urbanística. Desde entonces, ha habido casi tantas ideas como gobiernos municipales. Por fin en 2004 parecía que llegaba la definitiva: Metropol Parasol, un atrevido diseño (demasiado para algunos) del alemán Jürgen Mayer. Tenía que haberse inaugurado en 2007, pero la obra ha estado sembrada de imprevistos y errores que la han convertido en una losa política y económica para el gobierno. Solo el voto de calidad del alcalde lo salvó esta semana de una vuelta atrás en su licitación. Lo que siguen son algunas de las claves para entender qué ha pasado en los útlimos seis años.

El presupuesto ronda los 90 millones, un 75% más de lo previsto

El secretario y el Consultivo han instado a depurar responsabilidades

- ¿Cuándo nace el proyecto?

Metropol Parasol surge de un concurso internacional de ideas convocado en 2004 por el Ayuntamiento de Sevilla para remodelar la plaza de La Encarnación. Las bases del concurso obligaban a construir un mercado de abastos, una plaza pública y un museo arqueológico para conservar los restos romanos hallados en la zona. Se presentaron 65 proyectos y el jurado eligió el del arquitecto alemán Jürgen Mayer, el más caro de los que concursaban. El coste estimado ascendía a 33 millones de euros.

- ¿Cómo es el edificio?

El diseño ganador presenta cuatro niveles. El emblema del proyecto son seis parasoles (las famosas setas) de madera de entre 20 y 26 metros de altura (más que los edificios más altos del entorno) unidos por la cubierta y bajo los que se construirá una plaza de 3.000 metros cuadrados, el mercado y el museo (subterráneo). Las setas están inspiradas en los

ficus milenarios de la cercana plaza Cristo de Burgos y su cubierta acogerá un restaurante y una terraza.

- ¿Cuándo empieza la obra?

La intención era empezar a finales de 2004 para que estuvieran terminados antes de las elecciones de mayo de 2007. La empresa Sacyr ganó la ejecución del proyecto y la concesión durante 40 años de sus espacios lucrativos. El inicio acabó posponiéndose hasta el otoño de 2005.

- ¿Por qué se ha retrasado?

Los problemas surgieron desde el principio. En 2006, los trabajos estuvieron siete meses de parón a instancias de Cultura, que luego instó a hacer cambios en el museo arqueológico; a finales de ese año, las lluvias frenaron otros tres meses la obra; y ya en 2007, los trabajos se detuvieron dos meses para despejar la zona para la Semana Santa. En mayo de ese año se detectó el principal obstáculo: los arquitectos y la empresa no sabían cómo fijar la madera a las setas. La obra estuvo más de un año parada.

- ¿Cuánto cuesta y quién la paga?

Antes de adjudicar el proyecto, el gobierno municipal frenó otro ideado cuando el PA gestionaba Urbanismo y que Martín Casillas había empezado a construir. Rescindirlo le costó nueve millones de euros. Después, el presupuesto de Metropol Parasol se elevó de los 33 millones estimados a 51, divididos casi a partes iguales entre el Ayuntamiento y Sacyr. De los posteriores incrementos se ha hecho cargo el gobierno. Hoy, el presupuesto previsto ronda los 90 millones (un 75% más de lo presupuestado, 51,2 millones). El alcalde aseguró esta semana que no va a poner ni un euro más, aunque IU, su socio municipal, se muestra escéptico.

- ¿Por qué se ha elevado el coste?

La Gerencia de Urbanismo aprobó en junio de 2008 un primer modificado al alza del presupuesto de 8,5 millones de euros para incorporar la musealización de los restos arqueológicos. En enero de este año aprobó otro incremento de 17 y, en mayo pasado, uno más de 13. En total, otros 30 millones que se han incluido en un segundo modificado que es el que aprobó esta semana el pleno municipal pese al dictamen desfavorable del Consejo Consultivo de Andalucía. El grueso de este incremento (más de 17 millones) es para la cubierta de los parasoles y el sistema de unión entre las piezas. El resto, para otras mejoras en el pavimento, la reordenación de los puestos del mercado, un nuevo centro de transformación del suministro eléctrico y medidas de seguridad (como subir la altura de las barandillas y nuevas pruebas de carga).

- ¿Cómo se pagan los incrementos del presupuesto?

Urbanismo ha ido liberando cantidades procedentes de las aportaciones hechas por los propietarios de terrenos con los que se firmaron convenios de recalificación durante la revisión del Plan General de Ordenación Urbana. Gran parte de la última modificación saldrá de partidas no gastadas en 2008, como siete millones consignados para el paso soterrado del Tamarguillo (que al final pagará el plan Proteja) y otros siete reservados para expropiar Tablada (a la espera de que se resuelva el pleito judicial entre el gobierno y los propietarios).

- ¿Quién es el responsable del retraso y el incremento de coste?

El secretario municipal y el Consejo Consultivo han instado a abrir un expediente para depurar responsabilidades. Monteseirín ha afirmado que se hará, pero cuando la obra esté terminada. En cualquier caso, el alcalde exime a su gobierno y señala hacia Sacyr y el arquitecto. Sin embargo, el secretario considera que fue el Ayuntamiento el que "indujo" a la empresa a buscar una solución para la cubierta de las setas. IU recuerda que la concesionaria se comprometió por a construir el edificio, por lo que debe pagar los incrementos. El PP teme que el informe elaborado por Urbanismo que cifra en 22,5 millones la indemnización al contratista si se pararan las obras, supone una asunción de responsabilidad del gobierno.

- ¿Qué ha dicho el secretario municipal?

Luis Enrique Flores ha emitido dos informes en las últimas semanas. En el primero, se pronunció sobre la modificación presupuestaria de 30,47 millones presentada por Urbanismo. Fue muy crítico con la gestión municipal. Desveló que Urbanismo sabía desde hace tres años que la obra, tal y como estaba concebida, no era "realizable" por lo que no había que haber modificado el proyecto sino empezado uno nuevo. "La obra debió pararse en mayo de 2007", advirtió. La semana pasada emitió un informe de interpretación del dictamen del Consejo Consultivo y dio luz verde al Ayuntamiento para apartarse "por interés público" del criterio del máximo órgano asesor andaluz.

- ¿Qué dictaminó el Consejo Consultivo?

El Ayuntamiento tuvo que pedir autorización al Consejo Consultivo para aprobar el segundo modificado del presupuesto por suponer un encarecimiento sobre el contrato inicial superior al 20%. El órgano asesor dictaminó en contra por considerar excesiva la subida y entender que los cambios propuestos suponen "una modificación sustancial" del primer proyecto y difícilmente puede justificarse en "causas imprevistas", que es uno de los requisitos que la ley exige a la modificación de contratos. El informe aconseja rescindir el contrato con Sacyr y licitar de nuevo la obra. El Ayuntamiento hizo cálculos y valoró en 38,4 millones la paralización de los trabajos, por lo que desechó esta posibilidad.

- ¿Cuál ha sido la postura del PSOE?

Metropol Parasol se gestó y se está construyendo con los socialistas al frente de la Gerencia de Urbanismo y el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, se convirtió desde el inicio en su principal defensor. El concurso de ideas lo capitaneó en 2004 el entonces concejal de Urbanismo y mano derecha del alcalde, Emilio Carrillo. Cuando las relaciones entre éste y Monteseirín se tensaron, su sucesor, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, cogió las riendas del proyecto. Celis se marchó en marzo a la Junta sin ver terminado el edificio. Monteseirín sigue defendiendo el proyecto y ha usado su voto de calidad para garantizar que acaba en su mandato. Su sucesor como candidato a la alcaldía, Juan Espadas, ha eludido pronunciarse sobre el asunto.

- ¿Qué ha hecho IU?

Antes de llegar al gobierno, la coalición de izquierdas fue muy crítica con el proyecto que acordaron PSOE y PA en el mandato de 1999-2003. Por eso este diseño empezó a venirse abajo tras la firma del pacto de gobierno entre socialistas e IU, entre cuyas prioridades se incluyó replantear el proyecto. Unos meses más tardes, anunciaron la convocatoria del concurso de ideas. IU ha ido de la mano del PSOE en todos los pasos hasta que los socialistas propusieron la última modificación presupuestaria. La coalición se ha abstenido y ha anunciado que si hay un nuevo incremento de coste, votará en contra.

- ¿Cuál es la postura del PP?

Los populares se han mostrado críticos con los retrasos y se han opuesto a los incrementos de coste. Sin embargo, mantienen una postura tibia sobre el proyecto, sabedores de que los placeros y los comerciantes de la zona lo defienden. Tampoco han criticado la labor de Sacyr.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de julio de 2010