Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

25 años rehabilitando pisos

Surbisa, la sociedad urbanística pública de Bilbao, ha regenerado 20.000 viviendas - Cada euro de ayudas ha propiciado tres más de inversión privada

Nació para hacer frente a una catástrofe, las inundaciones de Bilbao de 1983, y fue una de las primeras sociedades públicas de regeneración de viviendas en Euskadi, tras las de Vitoria y el Alto Deba. Ahora hay en el País Vasco 17 asociaciones urbanisticas de rehabilitación. Surbisa ha promovido actuaciones en 20.000 viviendas, con una inversión cercana los 150 millones de euros.

"De lo que era una crisis como las inundaciones, al final ha salido una oportunidad y Surbisa se ha convertido en una herramienta activa al servicio de todo el Ayuntamiento", afirma Julia Madrazo, teniente de alcalde y presidenta de la sociedad urbanística.

Surbisa empezó su tarea por el Casco Viejo, una de las zonas más afectadas por la grave riada. Luego se amplió a la degrada zona de Bilbao La Vieja y, desde hace cinco años, en lo que fue su gran salto, puede actuar en cualquier barrio de la capital vizcaína. Julia Madrazo cree que la gran virtualidad de esta sociedad pública es que ha logrado "que deje de ser la hermana pobre de la construcción". Y, sobre todo, ha permitido que muchos vecinos sigan en los barrios donde han nacido y que la degradación de sus pisos no le obligue a mudarse. "Ha hecho política de barrio", agrega Madrazo.

Nació por las inundaciones en el Casco Viejo y ahora actúa en todo Bilbao

Surbisa ha apoyado y colaborado en financiar cerca de 4.500 rehabilitaciones privadas en edificios, viviendas y locales comerciales. Las ayudas gestionadas (entre las municipales y las concedidas por el Gobierno) para estas operaciones privadas han ascendido 24,5 millones pero ha tenido un resultado espectacular: por cada euro de subvenciones públicas se ha generado una inversión privada de tres euros más.

En Bilbao, se ha gestionado la regeneración de 2.093 de sus 11.481 edificios, es decir un 15% de los inmuebles en una ciudad en la que el 50% de las construcciones tienen más de 50 años de antigüedad. "Hay gente que dice que es un gasto y se privilegia a particulares. Pero el beneficio directo es el barrio y son actuaciones que revierten en empleos y también en ingresos para el municipio, a través de las tasas de las obras". La labor de Surbisa, además de arreglar viviendas y urbanizaciones, ha permitido acabar o mitigar los problemas urbanos y socioeconómicos de las zonas donde se ha actuado.

Las actuaciones se han centrado en la rehabilitación integral de edificios, que en muchas ocasiones ha tenido que hacerse en las estructuras. Además, se han llevado a cabo programas específicos de restauración, como la recuperación de miradores y otros elementos de interés cultural. Una de las singularidades ha sido el fomento en las obras de medidas de mejora en la habitabilidad, la accesibilidad y la eficiencia energética en los hogares.

"Ahora queremos ir a los barrios donde el desarrollismo de mediados de siglo provocó viviendas con malas calidades o defectos en las urbanizaciones", apunta Julia Madrazo. "Este es el salto que queremos dar. Aunque las actuaciones serán diferentes. Cada barrio necesita una receta: no tiene nada que ver Zorrozaurre con Rekalde", explica.

La sociedad pública anunció ayer que la XII edición de los Premios Surbisa, un certamen bianual y que se celebrará el 14 de diciembre, tendrá la novedad de que los premiados no serán las obras sino instituciones y personas que hayan apoyado la regeneración urbanística en Bilbao.

Desde 1985

- Surbisa se creó en enero de 1985 para paliar los destrozos de las graves inundaciones de 1983 en el Casco Viejo. Su buena labor le llevó a extenderse en 1994 a Bilbao La Vieja, el área más degradada de la capital.

- En estos 25 años ha gestionado la rehabilitación del 15% de los casi 11.500 edificios que se erigen en Bilbao. Ha apoyado la regeneración de 4.500 actuaciones privadas en inmuebles, pisos y locales comerciales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de julio de 2010

Más información