Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sida se expande a Asia Central

Los científicos reclaman 10.000 millones de euros para combatir el virus

El presidente de la Sociedad Internacional del Sida, Julio Montaner, alertó ayer en la inauguración de la XVIII Conferencia Internacional sobre el Sida, de que solo cinco millones de personas infectadas con el VIH reciben el tratamiento requerido, mientras que 10 millones no tienen acceso a la terapia. Montaner recordó que el objetivo planteado por el G-8 era que en 2010 el tratamiento médico y farmacológico fuera accesible a todas las personas afectadas sin excepción. "Según mi opinión, en estos asuntos carecemos de gestión política. Y esto es algo que hay que cambiar", dijo el experto, a la vez que destacó la eficacia de los actuales medicamentos, con los que se consigue bloquear el contagio de un individuo a su pareja en un 90%, e impedir en casi un 100% la transmisión de madre a hijo.

El G-8 se propuso llevar tratamientos en 2010 a todas las personas afectadas

La conferencia, que se celebra en Viena hasta el próximo día 23 con la participación de 25.000 activistas, científicos, representantes de Gobiernos y organizaciones de afectados, advierte sobre el preocupante foco de expansión de la epidemia del sida en Asia Central y Europa Oriental. El contagio se produce en tres de cada dos casos por vía intravenosa a causa de la inyección de drogas.

La criminalización de las personas que consumen narcóticos, su encarcelamiento, así como la prohibición de repartir jeringas y sustitutos de opiáceos impiden una estrategia eficaz para frenar la ola de contagios.

Vladimir Zhovtyak, presidente de la Unión Central asiática de personas con VIH describió un panorama escalofriante de las condiciones a las que están condenados los enfermos de sida en Asia Central y Europa Oriental. Uno de cada dos muere de tuberculosis. El número de personas que necesitan tratamiento es el triple de los que lo reciben.

El vicedirector general del programa de la ONU para el sida, Paul de Lay, criticó la deficiente financiación y dijo que en 2010 se necesitarán 26.000 millones de euros para luchar contra el sida, pero solo hay disponibles 16.000. De Lay lamentó que sin fondos no se alcanzará el objetivo de eliminar las nuevas infecciones y la discriminación y las víctimas mortales, así como procurar terapias más sencillas y asequibles.

En cuanto al desarrollo de una vacuna de prevención contra el sida, los expertos opinan que ya no es una utopía irrealizable, sino un objetivo que podría ser alcanzado en breve. El fundador de Microsoft, Bill Gates, que dedica 23.000 millones de euros para la lucha contra el VIH, puso de manifiesto su optimismo, en concordancia con Alan Bernstein, director ejecutivo de la HIV Vaccine Entreprise. "Este es un momento fundamental en la investigación de la vacuna del VIH", dijo el científico, al referirse a los avances registrados en experimentos con voluntarios en Tailandia en 2009, con quienes se logró ralentizar el contagio en un 30%.

Según Bernstein, a pesar de la crisis que afecta también al ámbito de la investigación, urge canalizar inversiones hacia el desarrollo de profilácticos, dado que existen alrededor de 20 fármacos contra el sida pero ninguna vacuna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de julio de 2010