Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un ganador entre dos perdedores

Zapatero venció a Rajoy en el debate de la nación, pero con menos ventaja que en 2009, según el CIS. Aún así, la mayoría cree que no ganó ninguno

"Para habernos matado. Entró agonizante y sin apoyo ninguno y, al menos, salió vivo y con perspectivas de lograr apoyos para los próximos meses. Y Rajoy ha perdido una ocasión para exponer su alternativa", aseguraban aliviados diputados del PSOE sobre José Luis Rodríguez Zapatero al final del debate sobre el estado de la nación.

"Hemos logrado poner el foco sobre el final del ciclo y la necesidad de elecciones generales y Zapatero sigue sin dar a los ciudadanos una explicación sobre sus medidas, su mensaje ya no cala", afirmaban, no menos satisfechos, diputados del PP sobre la intervención de Mariano Rajoy.

Los dos líderes hicieron intervenciones dirigidas a los suyos, a sus bases y, especialmente, a los cuadros de su partido. A unos les quedó claro que el presidente del Gobierno se ha echado sobre sus espaldas la responsabilidad y el coste de las reformas y a los otros les llegó el mensaje claro de la movilización electoral, aunque sea sin propuestas alternativas. Y, según todas las encuestas, lo que no lograron Zapatero y Rajoy fue llegar al conjunto de los ciudadanos. Hasta ahora, todas las encuestas, incluida la de Metroscopia para EL PAÍS, daban ganador, por primera vez en un debate de este tipo, al líder del PP, aunque fuera por un estrecho margen. Pero ayer le llegó oxígeno al Gobierno porque el CIS hizo público un sondeo que da vencedor a Zapatero con un 26,1%, frente al 19,8% de Rajoy. Sin embargo, el oxígeno es limitado porque en todos esos sondeos, incluyendo el del CIS, hay un elemento común: por primera vez son mayoría los que aseguran que no ganó ninguno de los dos y que sus mensajes no calan.

Los votantes del PP, más satisfechos con Rajoy que los del PSOE con Zapatero

Un 36,5% de los encuestados por el CIS que lo siguió asegura que no ganó ninguno de los dos. El año pasado este porcentaje era del 29,3%. Ambos líderes han dejado pasar una oportunidad. Los ciudadanos dan la espalda a los dos grandes partidos y es norma habitual que si este desapego se traduce en abstención perjudica siempre más al PSOE que al PP. Los votantes populares están movilizados y no compiten contra otras opciones, mientras que los del PSOE necesitan liderazgos fuertes y alta participación.

De hecho, los datos desagregados del CIS según el recuerdo de voto, muestran que Rajoy es peor valorado hasta por los suyos (ver gráfico), pero es visto como ganador por los del PP más que Zapatero por los del PSOE. El 52,8% de los votantes del PP dan a Rajoy por ganador, frente al 49,8% de los del PSOE que apuestan por Zapatero. Y hay casi cinco puntos de diferencia entre los votantes del PSOE y del PP que no ven a ninguno como ganador. Otro de los datos comunes es que, en todo caso, el desgaste de Zapatero por sus decisiones impopulares tiene traslado en cualquier pregunta que se haga. Por eso, según el CIS, el año pasado el 37,6% le daba ganador, con una ventaja sobre Rajoy de más de 23 puntos. Hace un año aún arrasaba a su oponente, pero ahora el porcentaje ha bajado al 26,1% y la diferencia sobre el líder de la oposición es de poco más de seis puntos. La opinión sobre Rajoy ha mejorado en cinco puntos. A Rajoy le valía no hundirse porque las encuestas son favorables a su partido, aunque su valoración no mejora y Zapatero necesitaba recuperar terreno perdido. Si las encuestas muestran tendencia, en esta se aprecia ese desgaste. Como dato adicional al empate, la encuesta oficial asegura que los políticos que intervinieron con los que más de acuerdo estaban los españoles fueron Gaspar Llamazares (IU) y Rosa Díez (UPyD).

El sesgo o desviación técnica de la encuesta del CIS se aprecia en que da una ventaja de 13 puntos al PSOE en voto directo o respuesta espontánea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de julio de 2010