Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:SUDÁFRICA 2010 | España, en la cima del mundo

"Hay que celebrarlo todo el año"

La Reina, los Príncipes y Nadal bajaron al vestuario a felicitar al equipo

La Reina se encontró a Puyol vestido con una toalla tras la semifinal ante Alemania. Ayer, bajó otra de nuevo al vestuario a felicitar a los jugadores, esta vez acompañada de los Príncipes de Asturias, que viajaron a Johanesburgo para la ocasión, y se encontró a Rafal Nadal. Se sonrieron, se fotografiaron y de declararon emocionados. "Somos campeones del mundo, estamos absolutamente encantados", resumió el sentir de todos doña Sofía ante las cámaras de Canal +.

"Ha sido increíble", añadió el príncipe Felipe; "el gol de Iniesta ha sido una bendición, pero el mérito es de todo el equipo". El partido fue tenso, a ratos bronco, y así se vivió en el palco, con muchos nervios. "Me he pasado todo el partido sin saber qué hacer", reconocía la princesa Doña Letizia.

En la tribuna estaban también el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, varios presidentes de clubes de fútbol, el secretario de Estado del Deporte, Jaime Lissavetzky, un habitual en todas las grandes citas del deporte español. Esta es diferente. "Es una proeza, ha triunfado la épica y ha ganado el mejor. Es el momento más emocionante que he vivido por su trascendencia. Es indescriptible la emoción que se ha vivido en el vestuario. Somos campeones de Europa y ahora del mundo", señaló Lissavetzky.

Entre los espectadores de excepción de este momento histórico estuvieron también dos de los mejores deportistas españoles del momento, Rafael Nadal y Pau Gasol, y el cantante de ópera Plácido Domingo, quien subrayó que ayer fue "un día único". "Tengo mucha suerte de estar aquí. Se dice que esto pasa una vez en la vida", afirmó.

Nadal, con la cara pintada de rojo y gualda, camiseta, bufanda y la bandera española a modo de capa, se acordó de todos los seguidores que no habían podido viajar hasta Sudáfrica. "Sé cómo lo deben de estar pasando en España porque estuve en semifinales en mi pueblo y estaba toda la gente en la calle", dijo el mejor tenista del mundo; "esto hay que celebrarlo un año entero porque es algo muy grande".

Para Gasol el equipo "saldó una deuda histórica". "Ha sido un partido impresionante, emocionantísimo", añadió; "y no tengo palabras para describir lo que hemos vivido todos los que estábamos compartiéndolo en Johanesburgo". Y desde Francia, Alberto Contador, en plena disputa del Tour, se mostró "enormemente satisfecho". "He vivido el partido con intensidad y cuando el árbitro ha pitado el final, me he sentido feliz por la selección y por todo el deporte español". En España se quedó el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que no pudo viajar a Johanesburgo por problemas de agenda (el miércoles es el debate del estado de la nación). Zapatero reconoció después a la cadena SER que había llorado de la emoción cuando el árbitro pitó el final del partido y que había brindado con su familia. Después, el presidente habló con el seleccionador, Vicente del Bosque, al que felicitó por hacer historia y elogió por su "elegancia machadiana" y su serenidad. Hoy tiene previsto recibir a todo el equipo en La Moncloa.

El presidente, que ensalzó el ideario del fútbol que representa España, aprovechó para sacar una lectura política: "Esto puede ser un punto de inflexión que nos haga recuperar la autoestima, la confianza y esa unidad como país que sin duda alguna desea la mayoría de la gente". Mariano Rajoy, presidente del PP, mostró su alegría en su Facebook: "Muchas felicidades a todos. Somos grandes. Haciéndolo bien, se puede, todo. Somos los mejores. ¡Viva España!".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de julio de 2010