Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:MUNDIAL DE F1 | Gran Premio de Gran Bretaña

"Ahora he visto que el Ferrari vuela"

Alonso, que adelantó irregularmente a Kubica y fue sancionado, relativiza el mal resultado y asegura que está convencido de que luchará por el título hasta el final

A Fernando Alonso ayer todo le fue al revés: en la salida perdió la tercera posición y quedó relegado a la séptima, y después fue sancionado por adelantar a Robert Kubica saltándose una variante sin dejarse superar de nuevo. El asturiano tenía esperanzas de acabar en el podio y terminó el 14º, justo delante de Massa. Ninguno de los dos Ferrari alcanzó los puntos.

"No sé qué ocurrió en la salida y ni siquiera si toqué a Massa", comentó Alonso al ser preguntado sobre si fue él quien provocó el pinchazo que arruinó la carrera de su compañero. "Sé que me toqué con alguien pero puede que fuera Vettel, Barrichello o Kubica", dijo. Aquello condicionó su carrera porque le dejó detrás de Kubica, al que intentó adelantar varias veces. Pudo hacerlo tras pasar por el taller (12º vuelta), justo una vuelta antes de que lo hiciera el polaco. Pero cuando intentaba ganar tiempo se salió de la pista y permitió que Kubica mantuviera la posición.

"Para el equipo no había problema. Era adelantar o desaparecer"

MÁS INFORMACIÓN

Sin embargo, el momento clave llegó en la 17ª vuelta, cuando Alonso atacó al polaco e intentó pasarle para colocarse cuarto. Casi le tenía ganada la posición, cuando Kubica cerró para realizar su trazada y no dejó a Alonso otra opción que saltarse la variante y pasarle. Hasta ahí, todo correcto. Pero luego el asturiano debía cederle de nuevo la posición. Y no lo hizo. ¿Qué pensó? "Me echó de la pista. No tenía otra opción. Hablé con el equipo y les dije que Kubica me había tocado y me había mandado a la hierba. Ellos me han respondido que eso estaba claro y que era adelantar o desaparecer. Para el equipo no había problema con el adelantamiento", esgrimió Alonso. Sin embargo, Stefano Domenicali, el director de Ferrari, reconoció que Charlie Whiting, director de carrera, les comunicó que Alonso debía dejarse adelantar. El aviso de investigación llegó diez vueltas más tarde y el español pasó por el carril de los garajes en la 30ª vuelta. La mala suerte se cebó con él, porque mientras intentaba rodar a tope apareció el coche de seguridad. Cuando cumplió su sanción, el grupo era aún más compacto y perdió más posiciones. Salió 18º. "Vi aquella caravana y les dije al equipo que no quería más mensajes por radio". Estaba cabreado.

El resultado fue nefasto. Alonso se encuentra ahora a 47 puntos de Hamilton y a 37 de Button. "Parece una distancia exagerada pero no es tanta", reflexionó Alonso. "Antes de Silverstone confiaba en luchar por el título, pero debía confirmar la mejora del coche. Ahora he visto que el Ferrari vuela. Y tengo todavía más confianza que antes en disputar el título al final".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de julio de 2010