Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jordi Savall traslada al Grec las melodías del Estambul de 1710

El director difundirá la música antigua en Barcelona

Esta noche el Teatre Grec se vestirá de gala para rememorar las melodías que imperaban en la corte de Estambul en el año 1710, en un concierto ofrecido por el violagambista y director de orquesta Jordi Savall y la formación Hespèrion XXI, a los que se unirán las voces de Montserrat Figueras y Razmik Amyan. En la velada se incluirán músicas otomanas, armenias y sefardíes, cuya esencia la forma la obra de Dimitri Cantemir, efímero príncipe de Moldavia y considerado por los expertos una de las figuras más importantes de la Europa oriental de la época.

El inicio de este proyecto se remonta al año 1999, cuando uno de los colaboradores habituales de Jordi Savall le sugirió la lectura de El libro de la ciencia y de la música, del citado príncipe moldavo, ya que alberga en sus páginas más de 300 composiciones, entre las que destaca una antigua marcha guerrera que rememora la conquista de Constantinopla.

La fascinación que ejerció sobre el músico catalán este documento fue tal, que inmediatamente inició un estudio histórico sobre los ritmos instrumentales eruditos de la corte otomana del siglo XVII. De hecho, la orquesta estará formada por 14 músicos turcos, armenios, búlgaros, griegos, israelíes, marroquíes y españoles en un afán, explica Savall, "por representar esta corte, ya que descubrimos que sus músicos más eminentes provenían de estos países". A sus músicos les propuso Savall recuperar los ritmos vivos originales de unos pentagramas que con el tiempo "se habían vuelto pesados", afirma el reconocido director. "Aunque, por otra parte, esto originó cierta polémica, muy positiva a la vez, cuando representamos el concierto en Estambul el pasado abril", confiesa Savall.

Paralelamente, el pasado viernes el Ayuntamiento de Barcelona y la Fundación Centro Internacional de la Música Antigua, que dirige él mismo, firmaron un convenio para promover de manera estable la difusión de la música antigua en la ciudad. La rúbrica supone, en opinión del músico, "un acuerdo que ya se está llevando a cabo y que propiciará un uso más continuado de espacios históricos como el Saló del Tinell -los próximos 14 de diciembre y 7 de enero- o el monasterio de Pedralbes. Aunque me gustaría incluir algunos otros enclaves de la ciudad, como la Llotja de Mar, la catedral y la iglesia de Santa Maria del Mar".

El convenio, que expira en 2011 aunque es prorrogable, también incluye su participación en la edición del festival Grec del próximo año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de julio de 2010