Crítica:DOS GIGANTES FRENTE A FRENTECrítica
i

La prueba

La prueba del algodón fue dejar como olvidado este Samsung Galaxy sobre la mesa de mi compañera de trabajo, iphonera confesa desde su nacimiento. Lo vio y se acercó pensando que era su iPhone, que dudara ya por su aspecto fue un punto a favor; pronto descubrió la diferencia, pero aun así le atrajo y lo cogió. Se extrañó de que pesara menos que el suyo. Picada en su orgullo, insistió en la prueba clave: pasó su dedo índice (de la mano zurda) por la superficie del Galaxy y este cobró vida. No se rindió: puso un vídeo en la pantalla y le sorprendió lo que veía. Mi compañera torció el gesto: "Esto empieza a parecerse mucho al iPhone".

La misma conclusión a la que había llegado por mi parte. La competencia al iPhone, de fabricantes y de sistemas operativos -este Galaxy va con el sistema Android de Google-, va muy deprisa, más deprisa que Apple. El capítulo de las aplicaciones, la diferencia se acorta día a día.

El mejor Android, de momento

Hace un año el mundo se dividía entre el iPhone y el resto, con una distancia sideral en diseño, funcionamiento y funcionalidad. Este Android que cae en mis manos poco tiene que ver con los anteriores Android, pero naturalmente no es mérito solo de la evolución del sistema abierto, sino también del fabricante Samsung. Este Galaxy destaca por la ligereza, estética limpia y elegante, por su gran pantalla HD -algo mayor que la del iPhone- y porque la pantalla táctil responde con un suave toque, sin necesidad de achuchar.

La cámara (5 megas) da calidad suficiente, el lector de libros es claro y práctico, la memoria de 16 gigas traga un montón de caprichos, pero no tanto el procesador. Ese va a ser el nuevo caballo de batalla de los smartphone. Con tantas aplicaciones al alcance, con la inclusión de mapas de navegación, servicios de correos (el de Yahoo pesa mucho), música y vídeos, la clave del móvil no es el teclado ni el micrófono, es el procesador. La diferencia estará ahí. Porque en el Galaxy que nos ocupa, un fan del iPhone se mueve con este Android como si lo conociera de siempre. Y eso no creo que sean buenas noticias para Apple, porque tal como digo que este Samsung es el mejor smartphone Android que ha caído en mis manos, también estoy seguro de que en unas semanas llegará otro, de esta marca o no, superior.

Producto: Galaxy. Empresa: Samsung. Precio: 570 euros. Sitio: www.samsung.es

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 08 de julio de 2010.