La evolución del mercado de trabajo

EE UU vuelve a perder empleo por los despidos en el sector público

La tasa de paro baja al 9,5% pero se destruyen 125.000 puestos de trabajo

El efecto de la contratación temporal para elaborar el censo de población se ha esfumado, y el mercado laboral en Estados Unidos lo ha sufrido. En junio se perdieron 125.000 puestos de trabajo netos por el efecto arrastre del despido de 208.000 empleos públicos. El sector privado, entre tanto, generó solo 83.000 empleos, menos de lo previsto. Aun así, el paro bajó dos décimas, al 9,5%.

Se trata de la mayor pérdida de empleo desde octubre de 2009 y la primera en seis meses. El salto es considerable frente a los 433.000 puestos de trabajo generados en mayo. Pero el repunte se apoyó ese mes en los 411.000 contratos del censo. Empleos que se perderán conforme se vaya completando el recuento de la población, como ocurrió con los 225.000 en junio.

Obama: La economía sufre "viento en contra", aunque va en la buena dirección

Más información

El modesto ritmo de contratación entre las empresas no es suficiente para compensar. Aun así, el presidente Barack Obama se aferró a este indicador en concreto para decir que se "avanza en la buena dirección". En lo que va de año, se crearon 593.000 empleos netos en el sector privado. Pero como admitió Obama, "no se va todo lo rápido que se desearía" porque la economía "sufre viento en contra".

Aún deben recuperarse 7,9 millones de empleos para llegar al nivel previo a la recesión. El total de parados asciende a 14,6 millones, de los que 6,8 millones llevan más de seis meses sin empleo y ven como se les acaban las ayudas. Si se les suman los obligados a trabajar a tiempo parcial y los que desisten de buscar trabajo, el subempleo es del 16,5%.

Hay otros detalles que no animan. Cayeron los ingresos y las horas trabajadas. Y la rebaja del paro se debe a que se redujo la fuerza laboral en 650.000 personas. "Pudo ser peor, pero no es bueno", opinan desde IHS Global Insight. Y aunque consideran que el indicador confirma la actividad económica es anémica, no creen que vaya haber una recaída en la recesión.

Ese es el principal temor ahora en Wall Street. Hace dos meses se esperaba que este fuera el "verano del repunte". Pero la economía pierde fuelle, como revela el desplome del sector inmobiliario tras el fin de los estímulos y la moderación en la actividad industrial lo que, combinado, mina la confianza del consumidor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 03 de julio de 2010.

Lo más visto en...

Top 50