Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Lo único que importaba era dar un carpetazo rápido"

Los familiares exigen respuestas cuatro años después del accidente del Metro

Cuatro años y las mismas preguntas: "¿Qué pasó para que el metro descarrilara provocando tantas pérdidas humanas? ¿Cuál era el estado de la vía y de la unidad siniestrada?...". La falta de respuestas y la determinación por conseguirlas mantiene en pie a la Asociación de Víctimas del Metro 3 de Julio, que hoy afronta el cuarto aniversario del accidente que segó la vida de 43 personas y dejó heridas a otras 47 en el túnel de la línea 1 entre las estaciones de Plaza de España y Jesús en Valencia.

"¿Qué se ha hecho después del accidente para aumentar la seguridad en la línea 1?". Otra pregunta que para los familiares de las víctimas no ha sido contestada con claridad. Como otras muchas sobre aquel 3 de julio de 2006 en el que un convoy del Metro enfiló a 80 kilómetros por hora una curva con límite de velocidad pero sin balizas de seguridad que lo pararan antes de descarrilar. "No queremos ni podemos aceptar que el accidente sea en vano, que no se produzca un análisis de las causas que lo provocaron, sin vetos ni delimitaciones en el alcance de la investigación", decía hace unos días el comunicado de los familiares. Hoy harán de nuevo visible su reivindicación de un análisis "en profundidad" del siniestro -más allá de las implicaciones penales que ya descartó una juez- y de que se asuman "responsabilidades" políticas.

Camps sigue sin recibir a las familias de las víctimas

Insistió en esos puntos ayer la presidenta de la asociación, Beatriz Garrote, al apuntar en el chat con los lectores de ELPAÍS.com que "no hay ningún interés en profundizar en la investigación" y que "todo indica que lo único que importaba era dar un carpetazo rápido" al asunto. La comisión parlamentaria sobre el siniestro se cerró a toda prisa, y el PP utilizó "su mayoría parlamentaria para vetar testimonios de expertos", apuntó Garrote. Los acuerdos de aquella comisión no se han cumplido y "el sistema de seguridad sigue siendo el mismo sistema viejo y obsoleto que tenía la línea 1". También el PSPV ha denunciado que cuatro años después aún no se ha terminado de instalar el sistema de frenado automático de los trenes para evitar siniestros.

Tampoco ha cambiado el trato de la Generalitat hacia los familiares, que no entienden esa actitud. "¿Es comprensible que el presidente de una comunidad donde se ha producido el mayor accidente de la historia de Europa no se haya reunido con los afectados?", se preguntó Garrote en el chat. La asociación ya no espera ningún gesto de Camps, pero sí de un presidente del Consell: "Los gobiernos van y vienen, y cuando éste no esté, nosotros seguiremos aquí reclamando las mismas respuestas hasta que alguien nos las dé".

Los familiares se reunirán hoy a las 10.00 en la estación de Jesús, donde se montó el dispositivo sanitario para la primera asistencia a los heridos del accidente. Allí tomarán el metro hasta la plaza de España para abordar el viaje a Torrent, el destino de muchas de las víctimas. En cada parada, un minuto de silencio. Después, en torno a las 13.00, la asociación dejará flores y leerá un texto en el punto donde se haya la "curva de la muerte" bajo el asfalto, en la esquina de San Vicente con Roïs de Corella. Por la tarde, después de una misa en la catedral, los familiares se concentrarán a las 19.30, como todos los días 3 de cada mes -y van 45-, en la plaza de la Virgen, donde recordarán a las víctimas con la lectura de textos y con música.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de julio de 2010