Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El AVE solo llegará a Castellón si cooperan los inversores privados

Fomento busca fórmulas imaginativas para ejecutar el tramo lo antes posiblePons vincula la obra civil con su financiación e invita a las empresas a crecer

Inmaculada Rodríguez Piñero, secretaria general de Infraestructuras, explicó ayer en Valencia que "la única posibilidad real" de que el tren de alta velocidad llegue a Castellón antes de 2014, cuando estaba inicialmente previsto, "es trabajar en la colaboración público-privada".

Rodríguez Piñero señaló que "el nuevo marco presupuestario" permite garantizar la llegada del tren de alta velocidad a Valencia a finales de este año, incluso garantizar que llegará a Alicante a lo largo de 2012.

Respecto a Castellón, el Ministerio de Fomento busca "fórmulas imaginativas" para estimular la cooperación de inversores privados, pero todavía no ha empezado a estudiar esas posibilidades con las empresas del sector porque, en primer lugar, debe asegurarse de que cualquier acuerdo "encaja financieramente", según Rodríguez Piñeiro.

Las fechas de llegada de la alta velocidad a Castellón quedan en suspenso, pues, hasta que los responsables de Fomento y los posibles inversores interesados analicen su viabilidad. "Cuando lo tengamos estudiado hablaremos", deslizó la secretaria de Infraestructuras.

Rodríguez Piñero almorzó en Valencia con la cúpula de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), el grupo que congrega a un centenar de poderosas empresas familiares de la Comunidad Valenciana. Francisco Pons, presidente de AVE sugirió que el Ministerio de Fomento debería estimular a las empresas valencianas de obra civil. "Queremos analizar cómo las empresas valencianas de obra pública se hacen más potentes para que puedan dar el salto", comentó Pons. "Ahora que Bancaja y Caja Mediterráneo han dado el salto, las empresas de obra civil debe fusionarse, unirse o cooperar para ser más fuertes", añadió.El presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios anticipó la complicada situación presupuestaria que afrontan todas las Administraciones públicas cuando deslizó: "Hoy en día, la construcción y la financiación de obra pública van de la mano". Pero la ejecución de obras del tren de alta velocidad supone una inversión que escapa a la dimensión y capacidad financiera de la mayoría de las empresas valencianas especializadas en obra civil. De ahí la invitación de Francisco Pons al Ministerio de Fomento para que estimule la cooperación entre las mayores empresas regionales. "Está muy bien trabajar en la Comunidad Valenciana, pero no nos podemos quedar solo con lo regional", dijo Pons.

Rodríguez Piñero, secretaria general de Infraestructuras, se mostró optimista sobre las posibilidades de ejecutar las obras del tren de alta velocidad hasta Castellón y alertó sobre la competencia que afrontan las empresas valencianas: "Hay apetito por hacer infraestructuras". Y añadió: "Quiero que las empresas valencianas tengan fortaleza para asumir las obras del tren de alta velocidad porque ese es el camino hacia la internacionalización".

Durante la comida quedó claro que Fomento estudiará diversas fórmulas de concesión de tramos, más o menos extensos, para que puedan optar a su construcción empresas o uniones de empresas de diversos tamaños.

Un problema añadido a la ejecución del tramo del tren de alta velocidad hasta Castellón es el posible retraso de las obras del túnel pasante a lo largo de la ciudad de Valencia, una obra que "se planteó sobre la base de una financiación y unas plusvalías" que debía obtener la Sociedad Parque Central, en la que participan el Ministerio de Fomento, la Generalitat y el Ayuntamiento de Valencia.

El nuevo escenario presupuestario, por un lado, y la evidente parálisis del mercado inmobiliario, por otro, complican la ejecución del túnel pasante, pero Piñero aseguró que la Sociedad Parque Central también estudiará "mecanismos de financiación que permitan adecuar las inversiones" a la nueva situación, sin más detalles.

Francisco Pons se encargó de celebrar la franqueza del ministro de Fomento, José Blanco, y destacó su capacidad de cooperación con la Generalitat y los empresarios valencianos.

Piñero dio una muestra de esa voluntad de cooperación cuando anunció que la próxima semana se constituirá un nuevo consorcio que implicará al Gobierno central, a la entidad gestora de las infraestructuras (Adif), a la Generalitat y a Renfe para analizar la ejecución del denominado tren de la costa, una vía paralela a la futura línea de alta velocidad para garantizar el transporte de mercancías en vías de ancho europeo.

Piñeiro restó importancia a los retrasos que pueda sufrir el corredor mediterráneo de ancho europeo a raíz de las dilaciones que pueda sufrir la vía de alta velocidad hasta Castellón. "El eje mediterráneo es una prioridad para la Comunidad Valenciana y para toda España", sentenció Piñero, "porque a lo largo de la costa del Mediterráneo circulan el 40% de las mercancías españolas con destino a la Unión Europea".

Asimismo, Piñero lamentó que en 2003, cuando se fijaron por última vez las prioridades de la Unión Europea en materia de transporte ferroviario, España no hubiera sido capaz de incorporar el Corredor Mediterráneo entre los proyectos a financiar por la Unión Europea. "Ahora es más complicado porque la Unión Europea tiene 27 Estados miembros, hay más competencia", dijo. Y aseguró que el corredor se ejecutará "con o sin" ayuda financiera de Bruselas.

El nuevo marco presupuestario

- "La única posibilidad real" de que el tren de alta velocidad llegue a Castellón pasa por la cooperación privada, según Inmaculada Rodríguez Piñero, secretaria de Infraestructuras. Los plazos de las obras hasta Valencia y Alicante están garantizados.

- Fomento busca "fórmulas imaginativas" para garantizar la implicación de capital privado y, en su caso, de empresas valencianas especializadas en obra civil.

- Francisco Pons invita a las constructoras valencianas a dar el salto para ganar tamaño y capacidad de financiación ahora que han dado el salto Bancaja y Caja Mediterráneo

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de julio de 2010

Más información