Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más del 38% de los españoles que cobran la renta básica reside en Euskadi

Zabaleta enfatiza que los perceptores de ayudas sociales "no son vagos"

Euskadi suma el 4,6% de la población española, pero concentra al 38,4% de los ciudadanos que reciben la renta básica o de garantía en todo el país, y paga el 40,2% del gasto total nacional en este tipo de ayudas sociales. El responsable del órgano estadístico de Asuntos Sociales, Luis Sanzo, presentó ayer en el Parlamento un estudio sobre las prestaciones que pone de relieve cifras contundentes. Un ejemplo: el País Vasco invierte 374 euros mensuales en un hogar en riesgo de exclusión, frente a los 22 euros que supone la media nacional.

Sanzo destacó en una comparecencia en el Parlamento que entre el 2% y el 2,5% de las familias españolas en riesgo de pobreza vive en el País Vasco, pese a lo cual dos de cada cinco perceptores de dicho tipo de ayudas reside en Euskadi. El 7,5% de las familias de la comunidad autónoma ha recibido en algún momento la renta básica.

Una familia vasca en riesgo de exclusión cobra 352 euros más que la media

El estudio de la consejería muestra que la cobertura va más allá del total de hogares en riesgo de pobreza, ya que un 20,3% más se beneficia del sistema de ayudas. Por tanto, el modelo vasco cubre también a "colectivos fronterizos": familias que se encuentran cercanas a la exclusión, sin llegar a ella.

Al hilo de esta idea, la consejera de Asuntos Sociales, Gemma Zabaleta, recordó que el pasado año seis de cada diez perceptores de la renta de garantía en Euskadi fueron pensionistas o trabajadores con ingresos inferiores al salario mínimo. "Todos nosotros podemos vernos en una situación de exclusión", abundó Zabaleta, quien enfatizó que los perceptores de ayudas "no son personas vagas". Volvió a mostrar su intención de vincular estos subsidios al empleo a través de Lanbide.

Al margen de estos datos, el informe, titulado Estudio comparado del impacto de las prestaciones de garantía de ingresos en el estado de bienestar de Euskadi y de España, corrobora que el sistema de protección social vasco es uno de los más garantistas a nivel nacional. Zabaleta definió esta política, que pivota sobre la Ley para la Garantía de Ingresos y la Inclusión Social de 2008, como "socialmente avanzada y económicamente rentable".

Frente a los 374 euros mensuales de media que recibe un hogar vasco en riesgo de pobreza, la media nacional baja a 22 euros. La comunidad más cercana a Euskadi es Navarra, con 238 euros de media al mes; las más alejadas, Castilla-La Mancha y Murcia, además de Ceuta, con un euro mensual para cada una de estas familias.

El informe vincula las prestaciones al reducido riesgo de pobreza y la baja tasa de abandono escolar temprano en Euskadi. En 2008, la tasa de riesgo de pobreza se hallaba en un 4,1, solo por detrás de Navarra (3,2). En cuanto a la pobreza infantil, la tasa en Euskadi se sitúa en seis frente al 18,5 de la media estatal. Además, en Euskadi un 5,6% de la población presenta "problemas de inseguridad" en su alimentación.

El informe precisa que en el País Vasco se han destruido 66.200 puestos de trabajo menos por la crisis que si hubiese tenido el mismo modelo de ayudas del conjunto de España, aunque no especifica cómo se ha realizado el cálculo. La consejería apostilla que el 40,4% de estos empleos se han mantenido gracias a la contribución de la renta de garantía. Ello se traduce en 26.770 puestos de trabajo: 4.567 vía consumo y 22.203 por medio de estímulos al empleo. Estas ayudas sociales tienen un efecto de dos puntos en el PIB vasco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de junio de 2010