Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:MUNDIAL DE F-1 | Gran Premio de Europa

"Han manipulado la carrera"

Alonso explota: "Cualquier niño sabe que no se puede adelantar al coche de seguridad"

El enfado de Fernando Alonso tras la carrera era mayúsculo. Nadie podía acercársele. Protegido por la gente de Ferrari, el español se bajó del coche y, sin sacarse el casco ni subirse la visera, recorrió el paddock hasta alcanzar el pabellón de su equipo. Al cabo de cinco minutos, bajó y atendió a las televisiones. "Cuando respetas las banderas amarillas, quedas noveno

[octavo, tras las sanciones]; cuando no, segundo", dijo Alonso. "Por desgracia, todo va en nuestra contra. Es una desgracia para todos los aficionados que han venido al circuito para ver una carrera que han manipulado. Lo que la gente ha visto no ha sido real", agregó.

Para la conferencia de prensa del equipo ya se había calmado un poco, pero su tono fue adquiriendo matices punzantes. "Yo respeto las reglas", señaló, "y puedo decir que es la primera vez que he visto a un piloto [Hamilton] adelantar al coche de seguridad. Yo he acabado noveno. Quien ha adelantado, segundo. Sin embargo, no me sentiría bien estando en el podio tras algo irregular". "Circulaba por la primera curva y he visto que el coche de seguridad estaba a mi lado, en el carril de incorporación. Pensé que ya lo había adelantado y por eso tiré", se limitó a decir Hamilton.

El coche de seguridad salió a la pista cuando se lo ordenaron: "Eso es normal. La prioridad es frenar la carrera lo antes posible. El único beneficiado habría sido Vettel porque el safety salió detrás de él. Massa y yo íbamos en tercera y cuarta posición y podíamos haber acabado los dos en el podio. En cambio, el balance es de dos puntos para el equipo

[al final fueron cuatro] y 33 para McLaren. Se produjeron muchas decisiones desafortunadas y salimos muy perjudicados".

Las quejas del asturiano se centraron en dos frentes: en el hecho de que adelantar al coche de seguridad merecería una sanción mayor que una pasada por los garajes y en que la dirección de carrera tardó demasiado en sancionar a Hamilton. "Creo que la irregularidad fue evidente y que no había motivo para tardar casi 20 vueltas en sancionarle. No ver la repetición hasta 35 minutos después me parece excesivo", dijo Alonso. "Cualquier niño sabe que no se puede adelantar al coche de seguridad, y menos tras un accidente tan grave como el de Webber", apostilló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de junio de 2010