Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los "asuntos turbios" de Zubiaurre

La relación del ex alcalde de Mendaro con el PNV local es "nula" y "no está bien visto" en el Ayuntamiento - Quiso enriquecerse con terrenos propios

Hace un año, se produjo una ausencia sonada en los actos conmemorativos del 25º aniversario de la constitución del Ayuntamiento de Mendaro, al que estaban invitados todos los alcaldes de esta localidad guipuzcoana en la democracia. Faltó uno: Antton Zubiaurre, quien estuvo al frente del consistorio entre 1991 y 1999. Fuentes locales aseguran que no participó en la efeméride porque mantiene "una relación nula" con sus correligionarios del PNV local y "no está bien visto" en el consistorio.

La trayectoria política y personal de Zubiaurre, quien dejó la alcaldía de Mendaro -siguió siendo edil de Urbanismo entre 1999 y 2001- para convertirse en director general de Sprilur, se ha visto salpicada de varios episodios polémicos en los últimos años. Su nombre ha vuelto a adquirir notoriedad pública después de que la Ertzaintza -cinco agentes de paisano- le detuviese ayer en su domicilio en esa localidad acusado de estar supuestamente relacionado con el espionaje informático a la sociedad pública que dirigió.

El PNV le relaciona con un 'pucherazo' durante la pugna entre Imaz y Egibar

Sobre su etapa como alcalde y edil, un ex alto cargo municipal sostiene que Zubiaurre estuvo implicado "en numerosos asuntos turbios". Uno de los más llamativos fue el intento de recalificar unos terrenos de su propiedad y de su familia. Pese a los informes contrarios de la Diputación y el Gobierno vasco, llevó adelante los cambios urbanísticos necesarios para que en ese suelo se construyesen viviendas. "Votó a favor del cambio de las normas subsidiarias siendo parte. Hizo el cambio del planeamiento en el tiempo récord de un año. Y finalmente consiguió que un pleno extraordinario aprobase las nuevas normas dos días antes de las elecciones municipales" de 2003, recordaba ayer esta fuente.

Si Mendaro tenía un parque de 700 viviendas, el Plan General que impulsó Zubiaurre preveía construir otras 800 más. Fue tal el descontento que levantó en el pueblo, que hoy suma algo menos de 2.000 habitantes, que un grupo de vecinos decidió presentarse como independientes a las siguientes elecciones municipales. Esta candidatura logró la mayoría absoluta y, con Estibaliz González, alcaldesa desde 2003, al frente trató de echar por tierra el "traje a medida" que pretendía Zubiaurre. Una sentencia del Tribunal Supremo acaba de darles la razón.

Las fuentes consultadas agregan que, en su época como director de Sprilur, el ayer detenido firmó convenios urbanísticos con el Ayuntamiento en los que "empresas amigas" no tenían que pagar el impuesto de construcción ni la licencia de actividad.

Dirigentes peneuvistas aseguran que tuvo una participación "muy activa" en el pucherazo en la designación de los delegados para elegir al sucesor de Xabier Arzalluz como presidente del PNV entre Josu Jon Imaz y Joseba Egibar. Alineado con el primero, Zubiaurre afilió a familiares pocos días antes de las votaciones, que se resolvieron a favor de Imaz por un solo voto. Aquel caso llegó a los tribunales internos del PNV, que resolvieron inhabilitar a la cúpula guipuzcoana del partido, presidida entonces por Juan Mari Juaristi.

Uno de los tragos más amargos en su vida personal fue el malogrado fichaje de su hijo Iban por el Athletic. El litigio también llegó al Supremo, que condenó al futbolista a pagar cinco millones de euros -el club rojiblanco puso 3,5 millones- a la Real Sociedad, su anterior equipo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de junio de 2010