_
_
_
_
_
EL RINCÓN

La sacerdotisa Ouka Leele

En el contestador telefónico de Ouka Leele (Madrid, 1957) suena de fondo una música celestial más propia de la consulta de una pitonisa que de un taller de fotografía. Y es que en su espacio de trabajo Bárbara Allende se siente una "sacerdotisa del arte". "El artista tiene que tener algo de curandero. Tiene que sanar a los demás, hacer lo que le sirva a la gente, no estar a expensas de las modas que imponen las galerías. Debe estar en medio, entre lo real y lo intangible", razona la premio Nacional de Fotografía 2005. Estos días promociona La mirada de Ouka Leele, un documental de Rafael Gordon que ha filmado su travesía creativa durante unos interminables cinco años. El mismo tiempo lleva imaginando 20 serigrafías para una edición del Quijote del sello Ahora. "El editor es un santo", reconoce Bárbara Allende, autora del cartel anunciador del próximo festival La Mar de Músicas.

En 1982 la fotógrafa de la movida se mudó a este piso-obrador en el centro de Madrid. Una ristra de pimientos de plástico da la bienvenida a los visitantes en la puerta de entrada. Al principio dormía en un altillo y el arte lo conquistaba todo, dejando pocos metros al hogar. Hoy Bárbara Allende tiene una hija veinteañera, María, y la zona de trabajo se ha reducido a favor de la residencial. También su particular zoológico reduce sus miembros a dos gatos y cuatro perros. "Antes tenía un conejo, cacatúas..., pero lo dejaban todo perdido", recuerda. Su estudio sería el paraíso de cualquier chamarilero. Máscaras venecianas, sillas de mimbre, un ángel de cartón piedra, una pequeña cama elástica, una mesa de pimpón -ideal para trabajar-, un andador, un maniquí propiedad de su hija, que es diseñadora ("ha hecho un traje de araña", describe orgullosa), un arpa rota...

Saca también tiempo para retocar el retrato de Izaskun Bilbao, penúltima presidenta del Parlamento Vasco, que colgará de las paredes de la Cámara de Vitoria. "Es la primera vez que encargan una foto (pintada encima) en vez de un óleo más oficialista. Me encantó la idea". Polifacética, el año pasado publicó dos poemarios: De la embriaguez desnuda (Sial) y Este libro arde entre mis manos (Huerga y Fierro). "Escribo por las noches, cuando hace luna nueva que duermo menos". Tampoco para de día. Para la sala La Gallera, de Valencia, prepara una instalación sobre el martirio de santa Bárbara de Nicomedia y otra para Santander 2016. Este verano, como desde hace casi treinta años, la sacerdotisa dibujará en su terraza pintada de azul cielo, el color del techo de su estudio-santuario. "Quiero creer que estoy en Ibiza".

Bárbara Allende, Ouka Leele, acompañada de la mitad de sus mascotas en su estudio madrileño desde los años de la movida.
Bárbara Allende, Ouka Leele, acompañada de la mitad de sus mascotas en su estudio madrileño desde los años de la movida.GORKA LEJARCEGI

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Elisa Silió
Es redactora especializada en educación desde 2013, y en los últimos tiempos se ha centrado en temas universitarios. Antes dedicó su tiempo a la información cultural en Babelia, con foco especial en la literatura infantil.
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_