Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Ekain prosigue a pie de calle

La galería rinde homenaje a su fundador, Juan Cruz Unzurrunzaga, fallecido hace un año - Presenta obras de los seis artistas que la inauguraron en 1999

El galerista Juan Cruz Unzurrunzaga (1939-2009) quiso abrir hace 11 años la galería Ekain Arte Lanak en la Parte Vieja de San Sebastián de la mano de autores de prestigio. Artistas de la talla de Vicente Ameztoy, Rafael Ruiz Balerdi, Eduardo y Gonzalo Chillida, Juan Luis Goenaga y José Luis Zumeta acompañaron entonces al promotor cultural en el nacimiento de su particular proyecto: acercar el arte guipuzcoano a cualquier ciudadano, "huyendo del esterotipo de la galería fría dirigida a las clases poderosas", como él mismo solía decir.

El próximo 13 de julio se cumple un año de su muerte y Ekain quiere rendir ahora tributo a su fundador. Para ello ha reunido obras de los mismos seis artistas para una exposición que se abre mañana. De ellos solo sobreviven dos -Goenaga y Zumeta-, pero las familias de los demás han querido también sumarse al tributo.

"La esencia sigue siendo la que Juan Cruz ideó", afirma su sucesora

Para la galería, regentada en los últimos años por la sobrina de su fundador, Rita Unzurrunzaga, no resultó tarea fácil decidir con qué obras montar la exposición de homenaje. "Tenemos muchos artistas en el fondo y siempre quieres que estén todos, pero es imposible. No sabíamos qué hacer hasta que encontramos entre unos papeles la nota de prensa con la que hace 11 años Juan Cruz inauguró la galería", explica. En aquella nota, el galerista hablaba de pequeños formatos, pero de grandes autores. Encontrar ese texto fue el detonante y la clave para dar forma a la muestra colectiva.

Una proyección de imágenes y retratos de Unzurrunzaga a la entrada de la sala servirá como preámbulo de la exposición, que presentará hasta media docena de piezas de cada uno de los seis autores. Entre ellas destaca un cuadro pequeño, casi diminuto, pero lleno de simbolismo. Eduardo Chillida se lo regaló al galerista y era su voluntad que la posible recaudación por su venta se destine a dos proyectos solidarios: un orfanato de niños con retraso mental en Rabat ( Marruecos) y otro en Trinidad (Bolivia).

Latinoamérica siempre estuvo muy presente en la vida de un hombre polifacético que estudió Derecho, militó en ETA p-m y fue manager de la Orquesta Mondragón. Durante un viaje que realizó por ese continente participó en una campaña de alfabetización en Chile. Unzurrunzaga siempre aseguró que ello supuso su bautismo humanista, revolucionario y político.

El proyecto del galerista sigue vivo. Los artistas guipuzcoanos siguen teniendo cabida en Ekain, concebido en sus orígenes como "un espacio innovador, didático y dinámico" para difundir sus obras. "La esencia de la galería sigue siendo la que Juan Cruz ideó: representar a los artistas de aquí y, si puedo, sacarlos al exterior", cuenta su sobrina. "En el fondo de galería tenemos artistas consagrados como Chillida, Tápies, Balerdi, Manolo Valdés, pero también artistas emergentes. Creo que Juan Cruz se encargó muy bien de difundir y acercar el arte al ciudadano de calle", añade.

La mujer tomó hace cinco años el testigo de lo que considera un "proyecto fascinante" después de la insistencia y la ilusión de su tío porque tuviera continuidad.

La galerista de Ekain considera que la estructura del proyecto es sólido y estable. Habla del enorme vacío que le dejó la muerte de Juan Cruz y del privilegio que supuso ser su colaboradora durante los últimos años. "Fue un placer tenerle como maestro. Tenía una personalidad muy grande y decía las verdades como las sentía y eso le causó enemigos y amigos. Pero para mí siempre fue un referente muy importante dentro de la familia. Me hubiera gustado tenerle más tiempo", cuenta Rita. Ella dejó Berlín en 2005 tras 20 años y vive día a día con ilusión un proyecto artístico a pie de calle.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de junio de 2010