Reportaje:SUDÁFRICA 2010 | Crisis en Francia

'Seleccionador' Sarkozy

El presidente se reúne con los representantes del fútbol nacional, convoca para octubre una cumbre y hoy se cita con Henry

El catastrófico paso de la selección francesa por el Mundial de Sudáfrica ya se ha convertido en una cuestión de Estado. El presidente de la República Francesa, Nicolas Sarkozy, es muy aficionado al fútbol, en particular a la selección, e hizo un hueco el martes en su agenda para ver el partido de Francia contra Sudáfrica. Tras reunirse ayer en El Elíseo con los máximos representantes políticos del deporte nacional, ha convocado unos denominados "estados generales del fútbol francés", que se desarrollarán en octubre, a fin de tratar de solucionar los problemas "estructurales" que han llevado a la selección francesa a esta hecatombe.

El jefe del Estado francés, por medio de un comunicado oficial -lo que indica hasta qué punto se implica personalmente en este asunto, que, por otra parte, obsesiona a Francia entera-, asegura que ha pedido a los ministros del ramo "que actúen de forma que los responsables extraigan rápidamente consecuencias de este desastre". La noticia del fracaso de la selección y de su divorcio con la sociedad, ejemplificada en los titulares casi insultantes de los periódicos y en los comentarios encendidos de comentaristas y aficionados en general, compite en los medios de comunicación con la de la huelga general convocada por los sindicatos por la reforma de las pensiones para mañana.

Además, ha pedido que el conjunto 'bleu' no tenga "ninguna ventaja financiera"
Más información
Contra la moral
Domenech comparece en la Asamblea francesa para explicar el caos de su selección

La reunión de ayer en El Elíseo, a la que acudió el primer ministro, François Fillon; la ministra de Salud y Deporte, Roselyne Bachelot, y la secretaria de Estado para el Deporte, Rama Yade, se llevó a cabo especialmente "para examinar la desgraciada participación de la selección en Sudáfrica". En el comunicado también se especifica que Sarkozy ha pedido expresamente "que este equipo no se beneficie de ninguna ventaja financiera", sin precisar qué significa esto.

La implicación personal del presidente de la República en este asunto no acaba aquí. Mañana, Sarkozy recibirá al delantero Henry, que en Sudáfrica ha disputado su último Mundial. La reunión se celebra a petición del futbolista, que desea explicarle su punto de vista sobre el torneo, que no solo se ha saldado con un memorable fracaso deportivo, sino también con llamativos incidentes de todo tipo: insultos al detestado entrenador, Raymond Domenech, por parte de Anelka, la expulsión posterior del jugador, huelga de entrenamiento de los futbolistas...

Sobre la firma

Antonio Jiménez Barca

Es reportero de EL PAÍS y escritor. Fue corresponsal en París, Lisboa y São Paulo. También subdirector de Fin de semana. Ha escrito dos novelas, 'Deudas pendientes' (Premio Novela Negra de Gijón), y 'La botella del náufrago', y un libro de no ficción ('Así fue la dictadura'), firmado junto a su compañero y amigo Pablo Ordaz.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS