Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Domenech comparece en la Asamblea francesa para explicar el caos de su selección

El dimitido presidente de la Federación califica a los jugadores de "niños mimados echados a perder"

Han entrado por la puerta de atrás, intentando (inútilmente) esquivar la nube de fotógrafos que les aguardaba. El ex entrenador de la selección francesa, Raymond Domenech, tal vez el hombre más criticado e insultado en Francia en las últimas semanas, y el ex presidente de la Federación francesa de fútbol, Jean-Pierre Escalettes (tal vez el segundo) han comparecido hoy ante la comisión de Asuntos Culturales de la Asamblea Nacional francesa, a petición de los diputados. Esto indica hasta qué punto la derrota y el comportamiento de la selección francesa en Sudáfrica se ha convertido en un asunto de Estado en Francia.

Tanto Domenech (destituido) como Escalettes (que dimitió) han dejado ya de ocupar los cargos que les convirtieron en los primeros responsables -junto con los jugadores- del catastrófico paso de Francia por el mundial de Sudáfrica, con insultos al entrenador y huelgas de entrenamiento incluidas. Antes de comparecer solicitaron, eso sí, que la sesión se desarrollase a puerta cerrada.

Con todo, Lionel Tardy, un diputado de la UMP (el partido de centro derecha de Sarkozy) envió unos cuantos mensajes a través de su móvil trasmitidos luego por Twitter. Así, según Tardy, Domenech, ha asegurado que todo se desencadenó por el periódico L'Equipe, al informar del insulto de Anelka a Domenech en el intermedio del partido Francia-México y de la consiguiente sustitución del delantero en la segunda parte.

La sesión ha durado cerca de dos horas. Domenech, según los varios diputados que han hablado a la salida, se ha mostrado en todo momento esquivo, sin lamentar o declararse culpable, sin responder claramente a las cuestiones. El portavoz parlamentario de la UMP, Jean-François Copé, le ha preguntado directamente por qué no había estrechado la mano al entrenador sudafricano -el brasileño Carlos Alberto Parreira- al terminar el partido contra la selección sudafricana. "Domenech me ha respondido que era por marcar su discrepancia por las críticas que ese entrenador había hecho a propósito de la mano de Henry", ha dicho Copé a la salida de la comisión. "Todo ha sido un poco triste", ha añadido.

Por su parte, Escalettes ha sido más sincero, a juzgar por ciertas declaraciones. "Respondiendo con franqueza: en el autobús de los jugadores [después de que éstos decidieran no entrenar para oponerse a la expulsión de Anelka del equipo] me encontré con un muro que no había visto en mis 50 años de fútbol", ha asegurado el ex presidente de la Federación Francesa de Fútbol, según Tardy. "Ese autobús era el de la vergüenza, con niños mimados y echados a perder", ha añadido el presidente de la Federación.

Ayer, en esta misma comisión parlamentaria, compareció la ministra de Salud y de Deportes, Roselyne Bachelot, que confesó que en Sudáfrica los jugadores "estaban completamente aislados del resto del mundo", y que la Federación Francesa se encontraba "desbordada".

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.