Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las infracciones penales bajan un 4,2% en 2009, según la Fiscalía

Solo suben las denuncias por violencia de género y seguridad vial

Las calles de la región son más seguras. O eso se desprende de la memoria de 2009 de la Fiscalía de Madrid, que recoge un descenso en las infracciones penales (delitos y faltas) del 4,2%. En el caso de la jurisdicción de menores la bajada es mayor: 9,3%, según informó el fiscal jefe, Manuel Moix. Tan solo dos capítulos delictivos (seguridad vial y violencia de género) experimentan un aumento en los últimos 12 meses.

Moix se mostró gratamente sorprendido por estos resultados, aunque su distribución es muy desigual. La mayor bajada se produce en la capital, con un descenso del 7,32%, que es la que soporta el mayor peso de la delincuencia en la región. Le sigue la Fiscalía de Alcalá de Henares (7,3%), que incluye otros municipios del Corredor del Henares. Por el contrario, suben otras áreas como Móstoles (7,3%), Getafe (2,9%) y la zona norte (0,9%), según el documento del ministerio público. "No sabemos si se va a mantener esta tendencia de bajada, que es la más importante de la última década, o se trata de un descenso episódico o anecdótico", destacó el fiscal jefe de Madrid. Este recordó que, por primera vez en los últimos años, el número de homicidios ha bajado del medio centenar. En concreto, se produjeron 47 crímenes, de los que cinco fueron por violencia de género, frente a los 11 de 2008.

La capital es el lugar donde más baja la delincuencia en la región

Las áreas de Móstoles y Getafe sufren los mayores incrementos

El fiscal jefe no supo a qué achacar este descenso de la delincuencia: "En estos casos, suele deberse a causas multifactoriales". Para el criminólogo y vicedecano de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad Camilo José Cela, Ángel Ponce, puede haber varias causas detrás de la bajada de la delincuencia. En primer lugar, destacó que las estadísticas pueden tener algunos sesgos y pueden no reflejar la totalidad de los delitos que se producen en un área. Siempre existe una cifra negra de delitos y faltas, que nunca se denuncia. "En esa mejora también puede estar detrás un incremento de la eficacia policial y de que las medidas de tipo social, preventivas y educadoras hayan surtido efecto. Es decir, ante la tentación de cometer un delito, la gente prefiere no hacerlo por la formación que ha recibido", destaca el vicedecano. Las plantillas del Cuerpo Nacional de Policía (que controla el 85% de la población madrileña) son de 11.350 agentes, lo que supone un incremento del 46% de los 7.770 que había a finales de 2003. En la actualidad, las plantillas en la región están prácticamente al 100%, cosa que no ha ocurrido en toda la década, según reconocieron fuentes policiales.

Según Ángel Ponce, otro factor que puede estar detrás de estas cifras tan favorables es que los delincuentes hayan preferido marcharse de la región ante la presión policial o que los criminales prefieran agruparse en bandas o grupos organizados para cometer menos delitos, pero más graves. "Muchas veces es necesario ver esos delitos y cómo se producen para deducir el modus operandi de estas bandas", concluye Ponce.

El fiscal jefe de Madrid también se reunió con el consejero de Presidencia, Interior y Justicia, Francisco Granados, al que pidió un aumento de personal, ya que a finales de este año llegarán 21 nuevos fiscales. El consejero se comprometió a contratar a 25 funcionarios para que estén al servicio de los nuevos integrantes del ministerio público. "Para estar bien de personal, necesitaríamos otros 20 fiscales más", resumió Moix.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de junio de 2010