Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francia entrega a Susper

Francia entregó ayer a España a Ibón Fernández de Iradi, Susper, el jefe etarra que, sin quererlo, se convirtió en uno de los más eficaces colaboradores de la policía. Las autoridades francesas lo envían a España junto a Balbino Saenz Olarra, Ermilo, un terrorista que durante su paso por el comando Madrid en los ochenta planeó los asesinatos de los entonces ministros José Barrionuevo y Matilde Fernández. Los dos llegan desde una cárcel francesa para seguir en prisión, ya que van a ser juzgados en la Audiencia Nacional por una panoplia de delitos terroristas. Luego, a seguir cumpliendo condena en Francia.

Susper se hizo famoso en 2002 cuando fue detenido con documentación de la banda: le pillaron la contabilidad interna de ETA, los documentos de los recién captados e incluso de los que iban a ser llamados a leva. Gracias a ellos se pudo detener a casi un centenar de etarras, conocer las fuentes de ingreso de la banda, zulos... Los servicios antiterroristas, gracias a ello, bromeaban con la frase de que Susper, ya con 38 años (los últimos ocho en la cárcel), se había convertido en una de sus mejores fuentes.

Susper acumula acusaciones por su participación en, al menos, 18 atentados. Por ejemplo, se le considera uno de los autores del atentado en el que murió el agente de la Ertzaintza Iñaki Totorika (Hernani, el 8 de marzo de 2001); también se cree que participó en la colocación de una bomba en el cementerio de Zarautz y hacerlo estallar durante un homenaje del PP a un concejal asesinado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de junio de 2010