Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de España rechaza la creación de un impuesto a la banca

Fernández Ordóñez considera más inteligente imponer a las entidades otros requisitos - Siete uniones de cajas han pedido 10.000 millones al fondo de ayuda

El debate que previsiblemente encenderá los ánimos de los líderes del G-20 este fin de semana en Toronto (Canadá) tuvo ayer un invitado de excepción: el gobernador del Banco de España. Miguel Ángel Fernández Ordóñez habló en el Congreso de los Diputados sobre la creación de un impuesto a la banca con el que sufragar el eventual derrumbe de una de esas entidades que pueden hacer temblar a todo el sistema capitalista. Ordóñez se quedó en una posición intermedia: sí a que paguen los bancos, pero no a que lo hagan a través de un impuesto.

"Me parece bien quitarle dinero a la banca, pero se puede conseguir de una forma más inteligente para que la probabilidad de una crisis bancaria sea menor. Se puede imponer la dotación de provisiones, exigencias de capital, de liquidez...", aseguró tras comparecer en la Comisión de Economía. Fernández Ordóñez hacía estas declaraciones tan solo cuatro días antes de que Europa y Estados Unidos -cada uno con sus diferencias- se dispongan a defender la tasa frente a la presumible oposición de Australia, Canadá y los países emergentes.

"Las 'fusiones frías' son difícilmente reversibles", según el supervisor

Para explicar su visión del problema, el supervisor bancario escogió el ejemplo de la seguridad en una planta nuclear: "Creo que es mejor gastar dinero en evitar un accidente que en indemnizar a las posibles víctimas", aseguró.

El gobernador del Banco de España también repasó las uniones que han iniciado las cajas de ahorros y el dinero que han solicitado al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). En total, siete fusiones o alianzas han solicitado unos 10.000 millones de este fondo, dotado con 12.000 millones de euros. Hay en marcha otros cinco procesos de unión que no han pedido dinero del FROB. Además, Caja Castilla La Mancha recibió una ayuda de 3.775 millones del Fondo de Garantía de Depósitos. A la vista de que 38 -o 39 si se incluye la intervenida Cajasur- de las 45 cajas de ahorros españolas están inmersas en procesos de integración, Fernández Ordóñez considera que la reestructuración del sector "está hecha".

El responsable del organismo supervisor rechazó las críticas al sistema de fusión fría o SIP por el que han optado algunas cajas para integrarse. "Es una idea ingeniosa nacida en España" que, según Fernández Ordóñez, ha facilitado los acuerdos y ofrece la ventaja de mantener las marcas originarias de cada caja. "Es una alianza seria y difícilmente reversible durante al menos una década", señaló.

El Banco de España publicará "lo más pronto posible" los resultados de las pruebas de resistencia a las que se han sometido las entidades financieras. Fernández Ordóñez considera que lo lógico sería que todos los países de la UE los dieran a conocer al mismo tiempo, pero si la publicación conjunta se retrasa mucho, España puede difundir antes los suyos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de junio de 2010