Los científicos avalan mantener la pesca de la anchoa tras verificar su mejoría

La biomasa alcanza las 36.500 toneladas, por encima del límite de precaución

La recuperación de la anchoa en el Golfo de Vizcaya es un hecho. Los estudios científicos confirman que la población de esta especie se ha regenerado adecuadamente, hasta superar el límite de precaución (33.000 toneladas) por primera vez desde 2005, lo que alienta la esperanza de que Bruselas dará continuidad a la pesca durante el próximo año. La biomasa de anchoa se cifra actualmente en 36.500 toneladas tras las mediciones realizadas esta pasada primavera por el centro tecnológico AZTI-Tecnalia.

La consejera de Medio Ambiente, Planificación Territorial, Agricultura y Pesca, Pilar Unzalu, dio ayer a conocer estos datos en una comparecencia junto al viceconsejero de Pesca, Jon Azkue, y el director general de AZTI-Tecnalia, Rogelio Pozo. Las más de 500 muestras recogidas en mayo permiten concluir que la biomasa ha aumentado un 30% con respecto a 2009 y se sitúa ahora en las 36.500 toneladas. A la vista de estos resultados, Unzalu instó a la Comisión Europea a que mantenga abierta la pesquería con una cuota superior a la de este año (7.000 toneladas). También solicitó a las autoridades comunitarias que establezcan "cuanto antes" un plan de gestión a largo plazo para garantizar "una pesca rentable y sostenible", dijo la consejera.

Los Gobiernos central y vasco son partidarios de dejar abierta la pesquería

El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino se sumó a la misma petición. En un comunicado, consideró que el chequeo de la campaña Biomán permite "mantener abierta" la pesquería de la anchoa durante el próximo año. Los resultados científicos confirman los avanzados en el otoño durante la campaña Juvena.

La recuperación "no es espectacular", admitió Unzalu, pero sí la consideró suficiente para continuar con una explotación moderada de este recurso pesquero. La UE mantuvo una veda en el caladero durante cinco años al comprobarse que se encontraba en riesgo de extinción. A finales de 2009 acordó levantar la prohibición y establecer restricciones en las capturas para facilitar la repoblación.

La reanudación de la pesca se ha saldado con la descarga de 4.719 toneladas en los puertos vascos -otras 700 toneladas llegaron a Cantabria-, lo que supone agotar el máximo permitido a los barcos del Cantábrico. El precio medio pagado por la anchoa ha sido de 2,73 euros el kilo, según informó Azkue, con lo que la flota vasca ingresó un total de 12,87 millones de euros.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los informes científicos de AZTI-Tecnalia, junto al del Instituto francés para la Explotación del MAR (IFREMER), determinarán el diagnóstico definitivo que tiene que realizar el Consejo Internacional de Explotación del Mar (ICES). Este grupo de trabajo tiene previsto analizar el estado de la anchoa entre el 24 y el 28 de este mes, y elevará a la CE sus recomendaciones sobre el total de capturas permitidas (TAC) para el año que viene. La propuesta deberá ser posteriormente ratificada por el Consejo de Ministros de la UE.

Por su parte, la eurodiputada del PNV Izaskun Bilbao pidió ayer que la cuota de anchoa para la próxima campaña se determine de acuerdo con la fórmula que estaba acordada con el sector. En un comunicado, Bilbao informó de que ha formulado dos preguntas a la Comisión Europea en las que solicita que se garantice este mecanismo de cálculo, "transparente y objetivo", en lugar de las "opacas negociaciones políticas" que hasta ahora fijaban la cantidad de anchoa que podía pescar la flota cantábrica.

Sobre la firma

Mikel Ormazabal

Corresponsal de EL PAÍS en el País Vasco, tarea que viene desempeñando durante los últimos 25 años. Se ocupa de la información sobre la actualidad política, económica y cultural vasca. Se licenció en Periodismo por la Universidad de Navarra en 1988. Comenzó su carrera profesional en Radiocadena Española y el diario Deia. Vive en San Sebastián.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS