Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trichet propone una agencia para controlar los déficits

El presidente del BCE quiere sanciones "casi" automáticas

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, propuso ayer varias iniciativas para reforzar el control y la coordinación presupuestaria en la zona euro y la UE en su comparecencia ante la comisión de economía del Parlamento Europeo. Entre estas iniciativas figura la creación de una "agencia independiente para diagnosticar los presupuestos nacionales que debería estar situada en el seno de la Comisión". La agencia efectuaría un seguimiento de los presupuestos, lo que permitiría un conocimiento más real de la situación de cada país. Sobre misma cuestión señaló que "tenemos necesidad de un equivalente a una federación presupuestaria", respondiendo a las preguntas de los diputados sobre las propuestas de un gobierno económico en la Unión.

Los test a la banca demostrarán que los bancos están "mejor de lo que se percibe"

Con objeto de aumentar la vigilancia presupuestaria, Trichet pidió "una más rigurosa aplicación de las reglas y procedimientos" del Pacto de Estabilidad y Crecimiento y de los procedimientos de corrección del déficit y deuda excesivos. El presidente del BCE sugirió "aumentar el automatismo y la velocidad de los procedimientos" y que "el inicio de las sanciones sea casi automático".

En opinión de Trichet, en este aumento de la vigilancia presupuestaria, "la Comisión debe tener más responsabilidad, con propuestas que solo puedan ser modificadas por la unanimidad del Consejo, en lugar de hacer meras recomendaciones".

En los supuestos de incumplimientos del Pacto de Estabilidad, el máximo responsable de la política monetaria europea considera que las sanciones "deben ser aplicadas mucho antes y en un ámbito más amplio". En su opinión, deben referirse no solo a los excesos de deuda sino afectar también a "los países que no hagan los suficientes avances hacia los objetivos presupuestarios a medio plazo", es decir, hacia el equilibrio presupuestario. Trichet apoyó la idea propuesta por el Gobierno alemán el pasado mayo de ampliar el abanico de sanciones financieras (que incluyen la supresión de todo de tipo de ayudas) añadiendo "las sanciones no financieras, tales como la limitación o supresión del derecho de voto en el Consejo".

El presidente del BCE apoyó la decisión del pasado Consejo Europeo de publicar las pruebas de esfuerzo de las entidades europeas de manera individual. A preguntas del eurodiputado Ramón Tremosa, calificó de "muy importantes", los exámenes acordados por los Gobiernos europeos y asumió que los realizados por las autoridades españolas formarán parte del proceso que se realiza a nivel europeo. "Lo que estamos pidiendo es transparencia total", dijo, "lo que permitirá demostrar que en algunos casos la situación es mejor de la que se percibe y en otros exigirá medidas apropiadas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de junio de 2010