Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Electra nació en Ourense

Sara Casasnovas protagoniza la polémica obra de Galdós en su regreso al teatro madrileño donde se estrenó en 1901

En enero de 1901 se estrenó la obra Electra, de Benito Pérez Galdós, en el madrileño Teatro Español. La obra contaba la historia de una joven del mismo nombre, independiente y rebelde, empeñada en luchar contra los convencionalismos del momento. Un texto demasiado progresista y anticlerical para ser aceptado en la España de la Restauración. Tanto que provocó una revolución: el ministerio de Sagasta tuvo que reformarse por completo y pasó a llamarse popularmente "Ministerio Electra". Más de 100 años después la obra se ha reestrenado en el mismo teatro bajo la dirección de Ferran Madico y con la actriz gallega Sara Casasnovas (Ourense, 1984) de protagonista.

El ajetreo de los últimos días la ha dejado casi sin voz, por eso responde a la entrevista por correo electrónico. Después de meses de trabajo la actriz está orgullosa de los resultados: "Ha sido un proceso intenso y precioso del que he salido muy satisfecha tanto profesional como personalmente", cuenta. Su papel es intenso y está lleno de matices. Sobre el escenario no sólo actúa, sino que también baila, canta e incluso patina. Gran parte del peso de la obra recae sobre su papel: "La responsabilidad por supuesto es grande, pero la llevo con alegría profesional", dice. La crítica especializada ha halagado su interpretación.

Entre la tele y el teatro

Para llegar hasta aquí Sara ha seguido un largo camino que comenzó en la adolescencia. En torno a los 15 años se trasladó a A Coruña para comenzar a recibir clases de interpretación. Desde entonces no ha dejado de formarse en diferentes disciplinas: danza clásica, cabaré, clown, danza aérea, canto, acrobacia... Con la mayoría de edad comenzaron sus viajes a Madrid para seguir aprendiendo, un ir y venir que no ha abandonado nunca, a pesar de que ahora se ha establecido en la capital.

Sus primeros trabajos como actriz fueron en Galicia. La aparición en series de la televisión autonómica como Maridos e Mulleres o As leis de Celavella supusieron su primera incursión en la pequeña pantalla. Después dio el salto al ámbito nacional con El Comisario y Hospital Central (Telecinco). Notó la diferencia, sobre todo en la repercusión de todo lo que hacía, pero siguió combinando papeles en la capital con otros en su tierra. En 2007 interpretó Romeo e Xulieta, de Teatro do Noroeste, que le hizo ganar el premio Fetega de teatro como mejor actriz. "En Galicia se brindan oportunidades, pero para conocer nuevas fórmulas hay que salir a otros sitios", opina. Con la tercera temporada de Amar en tiempos revueltos, de TVE, ganó los premios Vieira de Plata y Dulcinea. Ve probable que el trabajo la haga regresar: "Galicia oxigena el alma, y por eso siempre necesito volver".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de junio de 2010