La mayoría de la fresa y el tomate de Marruecos está en manos andaluzas

Los agricultores mantienen las quejas por el acuerdo comercial con la UE

El sector hortofrutícola andaluz lleva meses en pie de guerra para impedir la firma del acuerdo de libre comercio entre Marruecos y la Unión Europea, aún pendiente de ratificación y que no entrará en vigor hasta 2011. Los productores de frutas y hortalizas se quejan de lo que consideran la vulneración sistemática por parte de Marruecos del acuerdo en vigor y, sobre todo, alertan del impacto que tendrá en sus explotaciones el nuevo acuerdo de asociación, que prevé un aumento significativo del contingente que el país norteafricano podrá exportar a Europa.

Sin embargo, mientras arrecia la presión agrícola (y también política) para que cese lo que tildan de "competencia desleal" en el último año se ha disparado la presencia de empresas andaluzas en Marruecos así como las exportaciones andaluzas al país vecino. Según el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, el 80% de la producción de fresa y el 50% de la de tomate en Marruecos corre a cargo de empresas andaluzas.

La Junta quiere tener voz en las negociaciones con el país magrebí

¿Marruecos es una oportunidad o una amenaza? Para la Fundación Euroárabe de Altos Estudios, con sede en Granada, los recelos de los productores andaluces al acuerdo comercial entre Marruecos y la UE están basados en "medias verdades" y considera que los productores de ambos lados del Estrecho no deben competir entre sí, sino complementarse. Una postura similar a la que mantienen las autoridades agrícolas españolas. El secretario de Estado del Medio Rural y Agua, Josep Puxeu, asegura estar convencido de que el nuevo acuerdo con Marruecos beneficiará a las empresas andaluzas que operan en ese país. "Marruecos es una oportunidad, es un país con un gran potencial de crecimiento y debemos estrechar las relaciones porque hay intereses comunes", asegura Teresa Sáez, directora general de la Agencia Andaluza de Promoción Exterior (Extenda), que ha constatado cómo en el último año han crecido de manera espectacular las relaciones comerciales de firmas andaluzas con el país norteafricano.

En el último trimestre de 2009, las exportaciones de productos hortofrutícolas andaluces a Marruecos crecieron el 26,7% y el 42,44% de enero a marzo de este año. Extenda tiene acreditada la presencia de 61 empresas andaluzas en Marruecos, siete de las cuales se han instalado este año.

También la consejera de Agricultura, Clara Aguilera, pide que se vea a Marruecos más como oportunidad que amenaza. No obstante, Aguilera maneja también un discurso de consumo interno con el que reclama la "exigencia de reciprocidad en los acuerdos de asociación entre la UE y terceros países para que se apliquen las mismas condiciones a los productos que van a los mercados comunitarios".

La consejera considera que las inspecciones y los controles deben reforzarse y recuerda la petición realizada al ministerio para que se endurezcan las condiciones de vigilancia aduanera en todo el territorio nacional, con objeto de evitar posibles incumplimientos. Otra medida que Andalucía ha propuesto al ministerio es el estricto cumplimiento del calendario de producción, de los contingentes y de los precios del convenio actual, "como requisito previo e imprescindible para ratificar el nuevo acuerdo por el Consejo Europeo de Ministros". También se ha solicitado a la Comisión Europea que se ponga en marcha la comisión bilateral hispano-marroquí, en la que el Gobierno andaluz tenga un representante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 21 de junio de 2010.