Abacus dice ahora que no boicotea un juego fabricado en Israel

La cooperativa Abacus asegura ahora que no boicotea un juego de mesa fabricado en Israel, el Rummikub, que según la dirección continúa a la venta. El juego está dirigido, eso sí, al "mundo escolar", y no se vende a particulares, según una nota difundida ayer por la dirección. Un responsable de la cooperativa, sin embargo, explicó anteayer que habían decidido retirar de las estanterías el Rummikub como expresión del rechazo a las acciones del Gobierno israelí.

"Debemos ser sensibles a lo que ocurre en el mundo", dijo el responsable, que añadió que, en sustitución del original israelí, la cooperativa había comprado un juego similar en China. La dirección aseguró ayer que coexisten los dos juegos y que el Rummikub chino (a 9,45 euros, mucho más barato que el israelí) se vende a particulares. "La decisión de trabajar con productos diferentes, uno dirigido al mundo escolar y los otros al público general, responde a una estrategia estrictamente comercial y de precio".

La nota subraya que Abacus es "contraria a cualquier tipo de boicoteo comercial" porque "perjudica indiscriminadamente a ciudadanos y empresas" que pueden ser ajenos al conflicto.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS