Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las consecuencias del ajuste económico

El paro se producirá en plena campaña electoral catalana

Los partidos que integran el Gobierno tripartito catalán recibieron ayer con frialdad la convocatoria de la huelga general, conscientes de que esta llegará en un pésimo momento para sus intereses electorales. A falta de anuncio oficial, está previsto que José Montilla convoque elecciones entre mediados de octubre y mediados de noviembre, con lo que la huelga afectará de lleno la campaña catalana.

Las elecciones llegarán en un momento crítico para la economía. Esto, sumado a la precaria situación del Estatuto en el Tribunal Constitucional, hace prever una campaña endemoniada para el tripartito, que por ahora tiene las encuestas en contra.

Fuentes de la dirección del PSC admitieron ayer que la huelga nada bueno puede aportar a la campaña porque es el reflejo de una situación económica que no mejora. Hasta hace pocas semanas, el PSC tenía la esperanza de que en otoño fuera palpable ya una mejoría económica y que esta se reflejara sobre el paro. Sin embargo, los recortes en la previsión de crecimiento hechos por el Gobierno central y el plan de ajuste del gasto público han acabado por desanimar a sus bases. Lo mismo ha ocurrido en los otros grupos del tripartito, Esquerra e Iniciativa, que deben gestionar desde el Gobierno catalán unos recortes que rechazaron en el Congreso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de junio de 2010