Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cajas con ayudas perderán el 20% de oficinas y plantillas

El FROB destina 11.000 millones a las entidades con problemas

El subgobernador del Banco de España y presidente de la Comisión Rectora del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Javier Aríztegui, dijo ayer a los diputados del Congreso, en una sesión a puerta cerrada, que la reestructuración de las cajas exigirá entre 11.000 y 11.500 millones de ayudas públicas. El FROB, que ayer cerró su ventanilla de peticiones, dispone de 12.000 millones. De ellos, 2.250 millones los han aportado, a partes iguales, los fondos de garantía de bancos y cajas y 9.750 millones son del Estado. Esta cantidad no incluye los 3.775 millones del fondo de las cajas destinado a Caja Castilla La Mancha (CCM).

El número dos del Banco de España también explicó a los diputados que recibir dinero tendrá dos consecuencias. Por un lado, se pagará al 7,75% anual, lo que supone intereses totales por unos 850 millones al año, en un momento difícil. Por otro, se exigirá un importante cierre de oficinas y reducción de plantillas. Las cajas prescindirán de entre el 15% y el 20% de los trabajadores. La unión de Caja Madrid y Bancaja puede prescindir de unos 3.400 empleados. La red de sucursales se verá más afectada: se clausurará entre el 20% y el 25%. El subgobernador comentó que solo falta analizar las cinco últimas fusiones frías para pedir autorización a Bruselas antes del 30 de junio. Quedan nueve cajas sin pareja (Ibercaja, BBK, Kutxa, Vital, CAI, Pollensa, Ontiyent, Círculo de Burgos y Badajoz) que se podrían incorporar a otros SIP o fusionarse pero, en principio, sin ayudas.

La banca española pide que se conozcan las pruebas de resistencia europeas

Aríztegui también abordó la intervención de Cajasur, realizada el 21 de mayo. Según fuentes parlamentarias la venta se cerrará antes del 10 de julio mediante subasta realizada por Nomura. Hay siete entidades presentadas, que no citó, pero que pueden ser: BBK, Ibercaja, Unicaja, Cajasol, Kutxa, Banco Sabadell y Barclays. Se adjudicará al que menos dinero público pida y tenga un proyecto solvente. El supervisor ha colocado 800 millones en cuotas participativas en Cajasur ya que consumió todo su capital por las provisiones derivadas de la morosidad. También dispone de 1.500 millones para liquidez que no ha usado. Los nuevos administradores de Cajasur han realizado cambios: el ex primer ejecutivo, Santiago Cabezas, antes director general adjunto al presidente, ha pasado a una filial, Datasur, y Antonio Cruz Conde, ex director de inversiones, a la financiera Creusa.

Por otro lado, los bancos españoles ganaron 3.888 millones hasta marzo, un 4,1% menos, según la Asociación Española de Banca (AEB), por el menor negocio y las mayores provisiones. La AEB pidió que se divulguen las pruebas de resistencia (stress test) realizadas en los bancos para comprobar si aguantan la crisis. "No tenemos miedo a la transparencia y sería bueno para el sector", dijo un portavoz. Los colegas europeos, en serios apuros, se niegan a que se hagan públicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de junio de 2010