Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSdeG coruñés exige la destitución de Lage Tuñas

Méndez Romeu insta a Vázquez a reorganizar ya el grupo parlamentario

Las mieles de la conferencia política han sido efímeras para Pachi Vázquez. Finalizado el cónclave del PSdeG que este fin de semana reforzó el liderazgo del secretario general, los socialistas de la provincia de A Coruña han sacado la artillería pesada contra su compañero de grupo José Manuel Lage Tuñas, también coruñés, al que atribuyen un protagonismo "desmedido", pero sobre todo "un comportamiento desleal". Quieren que Vázquez le retire todos sus cargos en el grupo parlamentario, donde ejerce como viceportavoz y como miembro de la permanente, y quieren que lo haga antes de las vacaciones parlamentarias de agosto.

El diputado José Luis Méndez Romeu, que el viernes tuvo un enfrentamiento con Lage en presencia de funcionarios de la Cámara, planteó ayer en la permanente del grupo la necesidad de reorganizar el reparto de responsabilidades de los parlamentarios socialistas cuanto antes. Lage es en la actualidad uno de los seis viceportavoces del PSdeG en el Parlamento, además de coordinador de la comisión primera. Sus adversarios exigen a Vázquez que le retire ambas responsabilidades y lo reduzca a la condición de diputado raso. Esa es la petición de actuación "contundente" que el secretario general del PSdeG de A Coruña, Salvador Fernández Moreda, trasladará esta semana a Vázquez en una reunión monográfica con el líder socialista, por mandato unánime de la ejecutiva provincial coruñesa.

Moreda exige al secretario general que actúe con "contundencia"

La disputa que protagonizaron Moreda y Lage Tuñas por el liderazgo del partido en A Coruña, en el congreso provincial del pasado noviembre, está en el origen del enfrentamiento. Los diputados socialistas de A Coruña que apoyaron a Moreda en aquel congreso, como Méndez, Marisol Soneira o Beatriz Sestayo, consideran una anomalía que un "perdedor" tenga más peso en el grupo que los vencedores. Pero la lista de agravios no acaba ahí. Le acusan de acaparar las iniciativas en la comisión de la que es coordinador, sin repartir el juego con los compañeros de grupo. En las últimas semanas, también se le atribuyen filtraciones periodísticas contrarias a los intereses del partido.

Lage eludió ayer hacer declaraciones para no alimentar la polémica, pero fuentes próximas a él rechazan que el suceso con Méndez se pueda calificar de enfrentamiento. En el entorno de sus adversarios, en cambio, aseguran que abroncó a Méndez por sus criterios para la calificación de iniciativas, en su condición de miembro de la mesa de la comisión primera. Desde que en marzo pasado Méndez se integrara en la mesa de esa comisión, la convivencia con Lage como coordinador de los socialistas de ese órgano parlamentario está resultado una fuente constante de conflictos. El ex conselleiro de Presidencia ha remitido una carta de queja a Pachi Vázquez por la disputa del viernes.

Los socialistas de otras circunscripciones distintas de A Coruña ven con preocupación un conflicto que puede salpicar al portavoz parlamentario, Xaquín Fernández Leiceaga, que apoyó la candidatura de Lage en el congreso coruñés y forma, junto a Mar Barcón, que también le prestó su respaldo, el núcleo duro del grupo parlamentario socialista. En la actualidad, Leiceaga es el más firme apoyo con que cuenta Lage, quien ya da por perdida la confianza de Pachi Vázquez.

La resolución que el pasado 7 de junio aprobó la ejecutiva del PSdeG de A Coruña no es la primera de estas características. Finalizado el congreso de noviembre de 2009, los socialistas de la provincia aprobaron la petición de que se remodelase el grupo parlamentario. Vázquez lo hizo en febrero. Lage, que era secretario, pasó a ocupar una de las seis viceportavocías. Fue insuficiente para las pretensiones de sus adversarios.

"Ahora ya no vale con una reunión de Vázquez con Lage para reconducir el problema; el mandato de Moreda es pedir la destitución de todos los cargos de Lage en el grupo", sostiene una diputada socialista de A Coruña, que asegura que el problema con su compañero "es de calado político".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de junio de 2010