Reportaje:SUDÁFRICA 2010 | España

Todos para Xavi

Del Bosque arropa al centrocampista para que juegue más libre que nunca

Nada está más claro en la selección española que quién manda. Por mucho espíritu de grupo que respire La Roja, cuando aparece el balón, solo hay un jefe. No resulta casual que Xavi fuera escogido el mejor jugador del Europeo el año, 2008, que España levantó la Copa. Luis Aragonés hizo girar al equipo a su alrededor, cogió el balón y los rivales sucumbieron. Llegó Vicente del Bosque y mantuvo la idea, ahondando más si cabe en el protagonismo del centrocampista del Barça. Así, España completó una fase de clasificación impoluta -diez partidos jugados, diez ganados- porque alrededor de Xavi, ese que llaman Pelopo, siguió creciendo y los adversarios persiguieron sombras.

A las puertas del debut en el Mundial de Sudáfrica -será el tercero para el segundo capitán del equipo-, Del Bosque insiste en que el mejor jugador de Europa asuma el mando de la selección como nunca.

"Toca mucho el balón, pero no lo tiene, sino que combina", explica el seleccionador
"Pequeños detalles me permiten ahora arriesgar un poco más", dice el azulgrana

Juega Xavi, juega España. Así que el seleccionador ha decidido insistir en la importancia del criterio del centrocampista: "Se trata de liberarle para que de esa manera asuma más responsabilidad". "Al futbolista", explica Del Bosque, "cuanta más libertad de decisión en el campo le des, más participa". En el caso de Xavi, eso produce un efecto multiplicador. "Sabe juntarse con el compañero. Toca mucho el balón, pero no lo tiene, sino que combina", insiste el salmantino.

"Cuanto más intervenga, más jugamos todos", asume Busquets, que añade: "Es el jugador más importante del equipo porque es el líder en el campo".

"Xavi marca nuestro estilo", insiste Villa, que se explica: "En los últimos años, el juego de la selección está marcado por el toque y Xavi es el que marca el modelo, quien da la pausa o activa el juego. Es el eje del centro del campo". Tampoco tiene dudas Ramos: "Como futbolista, todos le conocemos y por algo tiene el reconocimiento mundial que tiene. Con la ayuda de todos los jugadores, desempeña un papel fundamental porque tiene mucha personalidad y nos da equilibrio".

Xabi Alonso, pareja de baile, reconoce que a diferencia del centrocampista catalán, a él no le gusta moverse en espacios cortos: "Xavi, en cambio, se mueve muy bien más arriba, cerca del área, y facilita el último pase". El vasco reconoce que con Pelopo en el campo prácticamente no necesita hablar. "Nos comunicamos con monosílabos", dice; "¡solo!, ¡dame!, ¡de cara!, ¡fácil!". Y le elogia otra cualidad: "Tiene un gran sentido táctico, así que colabora mucho en la recuperación".

Si como dice Casillas la imagen del buen rollo del grupo sería Albiol, Iniesta no duda de que la imagen del juego de España es Xavi: "Reúne la esencia de nuestra manera de jugar. Y ahora, más que nunca".

Xavi asume que, por pequeños matices, la selección ha evolucionado desde aquel equipo que ganó la Eurocopa. "Del Bosque ha dejado su impronta. Nos pide cosas en las que Luis antes no insistía y al revés". No cree que en lo personal haya cambiado mucho. "De Luis a Del Bosque no creo que mi juego dentro del equipo haya cambiado. Pequeños detalles me permiten arriesgar un poco más, pero...". Entonces, aparece el estigma de Xavi, ese que lleva a sus compañeros a llamarle Pelopo: "En el fondo, tengo la sensación de que llevo jugando igual toda la vida". Por eso, insiste: "Siempre he dicho que son los jugadores los que me hacen bueno. Les necesito a ellos para dar los pases porque sin el pase mi juego no tiene sentido".

La importancia de Xavi trasciende del terreno de juego. "Nos aporta mucha experiencia. Es un buen compañero y un buen amigo", concluye Ramos.

Xavi, durante el entrenamiento de España de ayer.
Xavi, durante el entrenamiento de España de ayer.ALEJANDRO RUESGA

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS