Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Un mes crítico para el Gobierno

El PSOE busca con urgencia apoyos en el Congreso

La reforma laboral por decreto pondrá a prueba la estabilidad del Gobierno

El peor momento en la peor situación y las peores circunstancias. Los peores efectos de la crisis, multitud de escollos parlamentarios y el menor respaldo en el Congreso de toda la legislatura. Así afrontan el Gobierno y el PSOE el mes de junio, conscientes de que el reto seguirá después de verano cuando haya que negociar y aprobar los Presupuestos para 2011.

A priori, el Gobierno arranca el mes lejos de los partidos de la izquierda (ERC, IU, ICV, BNG y NaBai), muy críticos con los recortes, y que, incluso, estarían más cerca de los sindicatos que protestan contra el Gobierno que de las medidas a aprobar. Con ellos Zapatero no puede contar. CiU ya puso pie en pared en el debate sobre el decreto y con la perspectiva de las elecciones catalanas y la comisión de investigación del Parlamento de Cataluña no es probable que pueda contar con su apoyo expreso. Sí con una posición como la del debate del plan en la que pudo más la responsabilidad de evitar el varapalo a la economía española que la tentación de tumbar al Gobierno.

En esas circunstancias, la clave es el PNV y, en menor medida, Coalición Canaria, con los que el PSOE quiere intentar recuperar las relaciones que permitieron aprobar el año pasado los Presupuestos. Los nacionalistas vascos explican que esta vez tienen muy cerca las municipales y forales de 2011 en las que se juegan su poder. De hecho, su rechazo al recorte tuvo que ver con el coste político de tener que romper su acuerdo para el salario de los funcionarios de las diputaciones.

El Gobierno está obligado a recomponer esas relaciones porque el Congreso tiene que convalidar el decreto de reforma laboral. Necesita mayoría simple, pero tiene que trabajar otra vez para lograr, como mínimo abstenciones, dando por hecho que el voto del PP será siempre el no. Fuentes socialistas explican que el Gobierno pretende empezar a buscar acuerdos sobre la reforma con los posibles aliados y que, previsiblemente, serán informados del texto del decreto antes de que se apruebe. Hay otras dos votaciones claves en el Congreso para antes del verano: la Ley de Economía Sostenible y la que impone el techo de gasto. La primera fue la estrella hace meses, era la norma de las reformas estructurales y que debía ser tramitada con urgencia, pero ha quedado sepultada por las circunstancias. El Congreso aprobará hoy la séptima ampliación del plazo de enmiendas, que terminará el martes. Si no se amplía más, y como el PP presentará enmienda de totalidad, el pleno deberá debatirla y votarla y el Gobierno no tiene aún apoyos suficientes para que se tramite. Siempre ha suscitado las críticas de todos y algunos de sus contenidos han quedado superados por las circunstancias o por otras iniciativas como el Pacto de Zurbano.

El techo de gasto debe pasar aún por el Consejo de Política Fiscal y Financiera y posteriormente por el Consejo de Ministros. Se votará en junio o en julio, mes declarado hábil este año. El Gobierno ha conseguido frenar la votación en el Pleno de las proposiciones de ley para tumbar la congelación de las pensiones. Pero no podrá evitar que en este mes se reúna la Comisión del Pacto de Toledo, que preside el PP, para exigir al Gobierno que dé marcha atrás en su propuesta. Tampoco eludirá los martes y miércoles de pasión, con la votación de mociones y proposiciones no de ley de todos, especialmente las contrarias a los recortes del gasto y la reducción de ministerios, que ya han suscitado el apoyo de todos.

Zapatero deberá comparecer a final de mes para dar cuenta de la Presidencia europea, en un debate que reproducirá la soledad del Gobierno, para culminar el día 14 en el debate sobre el estado de la nación. Y una semana después, el calvario de las votaciones de las resoluciones, para la que todos han anunciado iniciativas sobre las pensiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de junio de 2010