Los '100 economistas' piden que la reforma laboral no sea un parche

El decreto que prepara el Gobierno debería abordar la negociación colectiva

El grupo de expertos que reclamó un contrato único se pronuncia ahora sobre la reforma laboral que prepara el Gobierno. Y lo hace alarmado por el "alto riesgo" de que la modificación "defraude las expectativas y malgaste la oportunidad de adaptar nuestra regulación laboral al nuevo contexto socioeconómico".

Los promotores del Manifiesto de los 100 economistas reclaman que la reforma -"unánimemente reconocida como un elemento clave de los cambios necesarios"- no se quede en un parche y afecte a la regulación de la negociación colectiva y al sistema de contratos de trabajo "para restaurar la confianza de los mercados en el crecimiento de la economía española y para poder ofrecer oportunidades de empleo estable y de alta productividad a los trabajadores". Según los 13 profesores de universidad firmantes, es "absolutamente necesaria" una nueva regulación de la negociación colectiva. "Los convenios de ámbito superior a la empresa deben dejar de limitar las posibilidades de reorganización del trabajo entre sectores y en las empresas, a fin de elevar la productividad y evitar que las reducciones de plantilla constituyan la principal respuesta de las empresas a los cambios en sus condiciones económicas o tecnológicas", añaden.

Expertos como Juan José Dolado, Florentino Felgueroso o Luis Garicano insisten en su idea de implantar un contrato único con indemnización por despido creciente por la antigüedad para eliminar la dualidad propia del mercado laboral español, en el que algunos trabajadores (los fijos) disponen de muchos derechos, y otros (los eventuales), de muy pocos. "Los trabajadores contarían con un contrato indefinido desde el principio, mientras que los empresarios no se enfrentarían con la enorme brecha entre costes de despido de los indefinidos y de los temporales", dicen.

Los firmantes del documento también critican con matices uno de los puntos más importantes que el Gobierno aprobará el próximo día 16: la generalización del contrato con una indemnización de 33 días, frente a la habitual de 45. "La extensión del contrato indefinido de fomento del empleo es una medida menos eficaz para eliminar la dualidad. No obstante, si se optara por esta vía, no bastaría con redefinir los grupos de trabajadores a los que les es aplicable, sino que debe aplicarse a todas las nuevas contrataciones. Las exclusiones por razón de sexo, edad u otros criterios, son ineficientes y aumentan la desigualdad", señalan.

Además, los expertos piden que se iguale la indemnización de 45 días por despido disciplinario improcedente a los 33 días del contrato de fomento para el objetivo improcedente. "De lo contrario", señalan, "existe el riesgo de que, como las anteriores, esta reforma quede desvirtuada en la práctica".

Los economistas consideran también que la percepción de prestaciones por desempleo "debe vincularse estrechamente a la participación en políticas activas de reinserción y formación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 08 de junio de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50