Tentaciones
Entrevista:EN PORTADA

Golpe al superhéroe americano

Todos conocemos la leyenda del chaval que se creyó Superman y se tiró por la ventana. Mark Millar podría haber sido ese chaval. Solo que en lugar de dejarse llevar por sus fantasías superheroicas, acabó colgando en el despacho de su casa ?revio desembolso de 55.000 dólares?la capa original de Christopher Reeve. Este guionista escocés de 40 años es, posiblemente, el hombre que más dinero ha reportado a Marvel en la última década. Muchas de las ideas que ha introducido en las sagas más rentables de la casa (Spider-Man, X-Men, Los 4 Fantásticos) asoman en las adaptaciones fílmicas. Mencionen su nombre en círculos especializados. Mark Millar es Dios. Su habilidad para combinar ultraviolencia e inteligencia, erudición y cultura pop, humor e hiperrealismo, impacto visual y dinamismo narrativo, da lugar a prolongadas disquisiciones entre los comiqueros. Es el epítome del nerd convertido en rockstar por obra y magia del imparable ascenso de las viñetas en la industria del ocio.

"Esta eliserá para el género de superhéroes igual que ulp fictionpara el de criminales"
"Quiero que Miley Cyrus sea la supervillana en la segunda parte"
Más información
Tráiler de la película Kick-Ass

Tras hacerse visible con la adaptación de Wanted (protagonizada por Angelina Jolie y que en breve verá una segunda parte fílmica), su último golpe es Kick-Ass, el cómic cocreado junto al dibujante John Romita Jr., cuya versión cinematográfica llega hoy a España. Dirigida por Matthew Vaughn (señor de Claudia Schiffer) y producida por Brad Pitt, la cinta se ha gestado en paralelo a la creación del cómic. Es el cuento del buen samaritano en la era YouTube; la historia de un chaval (Aaron Johnson) que, a falta de algo mejor que hacer, decide consagrarse a hacer el bien ciñéndose una máscara; la aventura que Mark Millar habría escrito para sí en su adolescencia. "Con la diferencia de que yo me quedé en la página 12: llegué a hacerme un uniforme y apuntarme a un gimnasio. En la página 20, cuando el protagonista sale por primera vez a hacerse el superhéroe y casi lo matan, yo habría palmado".

EP3. La última vez que un subgénero dominó el cine fue en los años cuarenta con el western. ¿Por qué ha pasado lo mismo ahora con el cómic?

Mark Millar. No es coincidencia que todas estas películas hayan surgido tras el 11-S. En tiempos duros, los superhéroes funcionan. Superman fue creado en la Gran Depresión. Los héroes de DC, durante la II Guerra Mundial. Los de Marvel, en plena guerra fría, bajo el miedo a una era nuclear. El otro motivo es práctico: muy pocas novelas resultan atractivas y la adaptación de videojuegos al cine ha probado ser un desastre. Las mejores ideas hoy están en los cómics. Y los estudios de Hollywood están de acuerdo conmigo, porque están comprándolo todo para adaptarlo.

EP3. No parecían estar tan de acuerdo cuando Matthew Vaughn y tú pusisteis Kick-Ass por primera vez sobre su mesa. Nadie quería producirla y, finalmente, la habéis hecho de manera independiente.

M. M. Es por el temor a lo nuevo. Matthew se reunió con un estudio y le dijeron: "Esta historia contiene todo lo que no funciona en una película de superhéroes. No queremos que Hit-Girl [una niña que se comporta como Rambo interpretada por Chloe Moretz] tenga 11 años, queremos que tenga 20; no queremos que haya asesinatos, los superhéroes no matan a la gente; no queremos sangre; tenéis que quitar todos los tacos?. Básicamente querían un calco de las otras pelis de superhéroes. Si dices: "Quiero hacer una peli exactamente como esa que recaudó más de cien millones de dólares", entonces te dicen: "OK". Pero si dices: "Quiero hacer algo que nunca has visto", se ponen muy nerviosos.

EP3. Es curioso que la principal controversia con la niña de 11 años sea su lenguaje impropio, no la violencia.

M. M. [Risas]. Ya, es rarísimo. En la vida real verás a un niño soltar un taco mucho antes que cortarle a un tío la cabeza. Por algún motivo, en EE UU prefieren ver la violencia. Para mí tiene todo el sentido que la niña sea así. Al fin y al cabo, ha sido criada sin una madre y por un tipo [Nicolas Cage] que se cree Batman y se ha empollado el cine de acción. Por eso es normal que ella hable como Arnold Schwar-

zenegger o Jean-Claude Van Damme.

EP3. Christopher Mintz-Plasse [el villano Red Mist] ya te ha pedido una compañera de fechorías atractiva para la segunda parte. ¿Alguna otra petición hasta la fecha?

M. M. [Risas]. Sus palabras no fueron "atractiva". Dijo: "Quiero una novia que esté superbuena". Será el reverso maligno de Hit-Girl y nos deparará alguna peleas cojonudas entre ellas. Mi sueño, de hecho, es que la interprete Miley Cirus, así todas las chicas de 15 años pasarán por taquilla. Aunque no sé si lograré que suelte todos los tacos que me gustaría.

EP3. Entonces, ¿habrá Kick-Ass 2?

M. M. El cómic saldrá en septiembre. Y Matthew Vaughn se ha comprometido a dirigirla cuando acabe X-Men: First class. Empezará justo donde termina la primera. Después de que Kick-Ass inspirara toda una oleada de superhéroes, Red Mist se convierte en una versión más oscura del Joker que propicia la aparición de supervillanos por toda la ciudad.

EP3. Vaughn declaraba recientemente que el género de pelis de superhéroes se estaba oxidando. ¿Estás de acuerdo?

M. M. Sí. Para mí, la irrupción de Kick-Ass es comparable a la de Pulp fiction en el cine de criminales. Kick-Ass marcará un punto de inflexión en el género. Todas las pelis de superhéroes que vengan después van a tener que admitir el hecho de que hemos subido el listón. Y eso que ya estaba muy alto gracias a Sam Raimi o Bryan Singer. Pero las escenas de lucha en Iron Man 2 no son tan emocionantes como ver a Hit-Girl pateando culos de matones, los chistes de Spider-Man no son ni la mitad de graciosos que los de Kick-Ass?/i> Sin olvidar que ya se ha producido el recambio generacional definitivo en su público: Los 4 Fantásticos fueron concebidos hace 50 años y ya no llegan igual. Kick-Ass es un producto hecho con visión de presente.

Kick-Ass se estrena hoy en España.

<b>Los actores Aaron Johnson y Christopher Mintz-Plasse se enfrentan en <i>Kick-Ass</i></b>
<b>Los actores Aaron Johnson y Christopher Mintz-Plasse se enfrentan en <i>Kick-Ass</i></b>
<b>El <i>prota, </i>Aaron Johnson (centro), rodeado por sus colegas <i>frikis</i> Evan Peters (izquierda) y Clark Duke, <i>desperdiciando</i> su vida en la tienda de cómics.</b>
<b>El <i>prota, </i>Aaron Johnson (centro), rodeado por sus colegas <i>frikis</i> Evan Peters (izquierda) y Clark Duke, <i>desperdiciando</i> su vida en la tienda de cómics.</b>
<b>Chloe Moretz en su papel de Hit Girl</b>
<b>Chloe Moretz en su papel de Hit Girl</b>

El villano roba la pélícula

Christopher Mintz-Plasse lo ha vuelto a hacer: su secundario se come la pantalla.

Dos horas después de colgar el teléfono a Christopher Mintz-Plasse, recibimos una llamada de su agente. Un gesto infrecuente en el entramado hollywoodiense que delata la personalidad de su representado. "Esto ... Christopher te ha dicho que estaba saliendo con una chica encantadora, ¿verdad? No publiques su nombre porque es mentira, esa pobre chica es sólo mi asistente".

A este veinteañero de Los Ángeles le cuesta tomarse en serio casi todo. Sus intervenciones en el cine hasta la fecha (Supersalidos, Mal ejemplo, Año uno) le sitúan como un Rick Moranis del siglo XXI. Un arma de doble filo que ha impulsado su carrera hasta ahora y que bien podría hacer que se desinfle en el futuro. "No temo que eso pase. Cada paso que doy es hacia delante, no hacia el encasillamiento ", dice en un golpe de seriedad. "Aunque voy a tratar de conservar mi idiotez. A mí me funciona", escora.

Su papel como Red Mist, alias del hijo adolescente de un mafioso en Kick-Ass, acapara de nuevo la atención por encima del protagonista. "Pasó algo parecido con mi personaje de McLovin' en Supersalidos. La gente lo adoraba, algo que aún hoy me resulta surreal". En cualquier caso, este fan de Lobezno y Pau Gasol se alegra de compartir generación con Seth Rogen, Jonah Hill o Michael Cera. "Ha llegado el momento de que al guapito de turno le pongan gafas e interprete al pringao".

Laven la boca a esta niña

La mayor controversia en Kick-Ass es esta versión mini de John Rambo: Chloe Moretz.

Christopher Mintz-Plasse la tomaba todo el tiempo el pelo en el set porque le costaba más soltar unos tacos que otros. "Sobre todo polla y pelotas", especifica el actor. Chloe Moretz ahora cuenta 13, pero entró en Kick-Ass con 11 años. Los que tiene en el cómic su personaje, Hit-Girl, una niña nasía pa' matar que primero provocó reacciones airadas y ha acabado por conquistar a buena parte de los detractores de su ruda actitud. "Todo el mundo se empeña en compararme con ella", dice. "Te aseguro que mis padres jamás me permitirían hablar así en casa".

Desde que vio a Angelina Jolie en el cartel de Wanted ("mis padres no me dejaron ver la peli", supo que quería ser una heroína de acción. Cumplió su sueño cuando Matthew Vaughn la vio haciendo skate en Santa Mónica. No era precisamente una novata. A los siete años ya tuvo un papelón de scream kid en el remake de Terror en Amityville. Y el año pasado ejerció de hermana resabiada del prota de 500 días juntos. Así que no teme convertirse en un juguete roto. "A mí nadie me obliga a hacer esto, no me veo como una niña explotada", asevera en un arranque de madurez.

Pronto la veremos en el remake de la peli sueca de vampiros Déjame entrar ("yo soy más de Entrevista con el vampiro que de Crepúsculo" desestima) y junto a Sacha Baron Cohen en la nueva de Scorsese, The invention of Hugo Cabret. Casi nada.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS