Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El paro da un respiro pero cae menos que la media española

Camps se reúne con su equipo económico para impulsar las políticas activas

El paro registrado en las oficinas valencianas de empleo dio un respiro en mayo después de aumentar incesantemente durante nueve meses. El número de desempleados bajó en 5.807 personas hasta quedar en 511.014, lo que representa un 1,12% menos que en abril. La señal fue positiva pero débil: el descenso no alcanzó el de la media española (-1,84%), se quedó lejos de comunidades autónomas como Cataluña (-3,19%) y País Vasco (-3,46%), y no tuvo el mismo efecto acumulativo que en casi todo el Estado, donde el paro registrado ya retrocedió en abril.

En los estadios iniciales de la crisis, cuando se tomó conciencia de que la sacudida era grave pero aún no había consenso sobre su alcance, los datos valencianos (sobre todo de empleo) se deterioraron más que el promedio español, y a mucha mayor velocidad que los de las autonomías avanzadas, con las que la valenciana ha tendido a compararse. En aquellos días la Generalitat, la patronal Cierval y algunos expertos quitaron importancia a esa peor evolución. Era normal, dijeron, porque el mercado laboral valenciano siempre es más sensible a los estallidos de las crisis, pero también es de los primeros en sacar la cabeza, y con más fuerza que el resto.

Los servicios y la industria lideran la débil recuperación del empleo

Se aleja la idea de que la valenciana mejoraría antes que otras autonomías

Puede que eso ocurriera en otras crisis y que vaya a ocurrir en ésta. De momento los hechos son otros. España salió de la recesión en el primer trimestre del año, aunque con crecimiento anémico del 0,1%. Los principales clientes de las exportaciones locales lo hicieron antes y con más decisión. El desempleo español acumula dos meses de descensos. Y nada indica que el esperado rebote valenciano esté al caer, ya que aunque es previsible que el paro se reduzca en los próximos meses es previsible que el final de la temporada turística (o incluso antes, si el parón estival de la construcción es importante) coincida con un repunte del desempleo.

El paro se redujo sobre todo en Alicante (-1,57%), seguido de Valencia (-0,89%) y Castellón. El sector servicios fue el que más desempleados absorbió (3.538 parados menos). A continuación se situaron la industria (-1.505) y la construcción (-1.380). El paro se incrementó, en cambio, en la agricultura (en 117 personas) y el colectivo sin empleo anterior (499). Un mes más siguió habiendo más hombres registrados en las oficinas (266.390) que mujeres (244.624). La afiliación a la Seguridad Social mejoró (un 0,22%), pero menos que en el conjunto del Estado (0,64%).

En este contexto, el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, se reunió ayer con el vicepresidente económico, Gerardo Camps, y su equipo para analizar los datos del paro y solicitar a la Consejería de Economía que redoble sus esfuerzos en las políticas de empleo.

"Las cifras ponen de manifiesto que estamos dejando atrás las dificultades económicas y que, aunque aún no hemos salido de la actual situación de crisis, lo peor ya ha pasado, y en la Comunidad Valenciana estamos logrando trasladar esa mejoría a la creación de empleo", aseguró Gerardo Camps. El vicepresidente económico expresó igualmente su moderada satisfacción por el incremento de 3.700 afiliados más a la Seguridad Social, que colocan a la Comunidad Valenciana en el octavo puesto.

La reducción del paro en mayo es la mejor cifra que obtiene la Generalitat desde septiembre de 2006. "Se trata de un descenso de paro equilibrado, ya que afecta a las tres provincias, se centra en la mayoría de sectores productivos y se produce tanto en hombres como en mujeres", señaló Camps.

Comisiones Obreras-PV y UGT-PV atribuyeron la mejora al comportamiento estacional, que suele extenderse a junio y julio para agotarse el mismo mes agosto. Los sindicatos también criticaron el plan de ajuste del Gobierno (que penalizará la intensidad de la recuperación) y el presupuesto "restrictivo" de la Generalitat para 2010. El líder socialista, Jorge Alarte, acusó a Camps de no tener "un programa económico para salir de la crisis y condenarnos a un paro estructural atronador".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de junio de 2010