Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell ignora qué cobra el rector de la universidad virtual

"La VIU es una estafa de las más grandes", denuncia la socialista Noguera

La secretaria autonómica de Universidad y Ciencia, Amparo Camarero, fue ayer incapaz de responder en sede parlamentaria qué cobra el rector de la Universidad Internacional de Valencia (VIU), el ex consejero de Trabajo y Asuntos Sociales, José Sanmartín. Tampoco se atrevió a desmentir que, en su condición añadida de director del Centro Reina Sofía para el estudio de la violencia, es retribuido por los dos cargos, aunque Camarero apuntó que, como miembro del patronato de la fundación que sustenta a la VIU -en la que recibe información "un par de veces al año", dijo literalmente-, "tiene entendido" que Sanmartín percibe lo que cobraba como catedrático, sin complementos.

Camarero compareció a petición propia ante la comisión de Educación y Cultura de las Cortes Valencianas en lugar del consejero del área, Alejandro Font de Mora, cuya presencia había solicitado el Grupo Socialista, y se limitó a repasar la política universitaria de la Generalitat y a asegurar que la VIU, un polémico proyecto impulsado por el Consell con la oposición de las universidades públicas valencianas, "es un centro privado que existe desde el 4 de julio de 2008", que la Generalitat "no puede inmiscuirse en su autonomía", que funciona según un modelo similar al de otros centros a distancia, como la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), y que su "elemento definidor" es el uso de las tecnologías de la comunicación.

La diputada critica que la VIU reciba dinero público y no se pueda controlar

La diputada socialista Ana Noguera criticó con dureza a Camarero, de la que dijo que esperaba más de su "sentido común y profesionalidad" en relación con un proyecto que ha heredado de su predecesor, Emilio Barberá, obligado a dimitir al conocerse la incompatibilidad de sus negocios privados. "La VIU es una universidad privada que se financia con dinero público y no puede ser controlada", señaló Noguera, que la definió como una "fundación de amigos del PP", para preguntar si Sanmartín, como muchos otros colaboradores del Centro Reina Sofía, cobra de ambos sitios, apuntar que el hijo y la esposa del rector también tienen relación con la VIU, e inquirir cuánto personal tiene esa universidad a distancia, cuáles son los sueldos y remuneraciones y cuáles los gastos de sus sedes provisionales en Valencia y Castellón, visto que nada se sabe del encargo al arquitecto Frank Gehry para que diseñara su edificio central.

"Es una estafa de las más grandes", afirmó Noguera, que comparó su situación con la necesaria para crear una trama de corrupción como la del caso Gürtel, ya que existe una "estructura" con colaboradores, como Sanmartín, "dispuestos a todo", que disponen del "disfraz mediático" de la VIU.

El diputado de Esquerra Unida Lluís Torró coincidió en que la VIU es "un fraude de ley" y el parlamentario de Compromís Josep Maria Pañella calificó la VIU de "universidad dócil al PP".

Pese a que la partida destinada a financiarla es una de las pocas que crecieron en un presupuesto de Educación lleno de recortes, la secretaria autonómica de Universidad dijo que la VIU tiene un gasto corriente de 4,5 millones de euros, pero ha visto recortado en abril su presupuesto de inversiones, que era de 2,4 millones, en 1,7 millones. Según Amparo Camarero, la VIU tiene 1.000 alumnos, en su mayoría de América Latina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de junio de 2010