Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Polémica sobre el quórum para reprobar a Ángel Luna

Dos vicepresidentes de las Cortes polemizaron ayer a propósito del quórum necesario para considerar válido un acuerdo del pleno. La polémica se produjo tras unas declaraciones del portavoz socialista, Ángel Luna, que desveló que la votación del pasado día 19 en la que los populares le reprobaron, después de que todos los grupos de la oposición abandonaran el hemiciclo, no tuvo el quórum necesario.

Fue el vicepresidente primero, Rafael Maluenda, del PP, quien se encomendó al Reglamento para acusar a Luna de "interpretar de forma perversa" el artículo 77, que establece que, para que los acuerdos sean válidos, la Cámara debe estar reunida reglamentariamente "y con la presencia de la mayoría de sus miembros". Según Maluenda, "nadie pidió la comprobación del quórum porque la oposición optó por la fórmula más sencilla y cobarde: salir del hemiciclo".

La vicepresidenta segunda, la socialista Isabel Escudero, recordó que solo 48 votos apoyaron la reprobación cuando el quórum es de 50 y añadió: "El PP ya violentó el Reglamento al recurrir a una figura, la reprobatoria, que no está contemplada, y lo ha hecho en sucesivas reprobaciones a la vicepresidenta del Gobierno o al fiscal general del Estado, mostrando una absoluta falta de respeto a las instituciones democráticas".

Maluenda y Escudero se enzarzaron también en una discusión sobre la existencia o no de una notificación a Luna emitida el día 20 de mayo. Los populares han aprovechado su mayoría absoluta para imponer una interpretación restrictiva del Reglamento denunciada reiteradamente por la oposición

La querella

Por otra parte, la portavoz adjunta del Grupo Socialista Carmen Ninet aludió a la marcha atrás del portavoz popular, Rafael Blasco, sobre la presentación de una querella contra el secretario general del PSPV, Jorge Alarte, y aseguró que el PP no presenta la querella porque el líder socialista "sencillamente dijo la verdad" al asegurar que el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, "no se vendió por cuatro trajes, sino por 30 millones en contratos con la trama Gürtel".

Rafael Blasco, a su vez, hizo público ayer que impulsa una declaración institucional de las Cortes en apoyo a la candidatura conjunta de las universidades de Valencia y Politécnica a la calificación de campus de excelencia. Blasco dijo que espera hacer extensible a todos los grupos el apoyo del PP a un "trabajo innovador, sólido y puntero", de las universidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de junio de 2010