Fitch baja la nota a la CAM, el Sabadell y Bancaja por el ladrillo

Standard & Poor's amenaza a Caja Madrid con una futura rebaja

Son cinco entidades diferentes las afectadas (incluido el Banco de Valencia, controlado por Bancaja), pero con un riesgo similar: los promotores, constructores e hipotecas. Fitch Ratings bajó ayer la calificación de solvencia a la tercera mayor caja, Bancaja; la cuarta, Caja del Mediterráneo (CAM), y al cuarto banco, el Sabadell. Por otro lado, Standard & Poor's (S&P) puso bajo perspectiva negativa el rating de Caja Madrid por el empeoramiento de la situación económica, sus menores márgenes y mayores necesidades de provisiones en 2010 y 2011.

La agencia de calificación recortó un escalón la nota de Bancaja, hasta BBB con perspectiva estable, por la fortaleza de su franquicia regional, baza que le ayudará a mantener los ingresos, así como su flexibilidad financiera debido a la gran base de depósitos. También destaca el nivel de capital. Esa es la parte positiva. La negativa son las hipotecas de la entidad, que crecieron un 31% en uno de los periodos de mayor burbuja inmobiliaria, entre 2004 y 2007. La caja también está expuesta al riesgo de mercado por su gran cartera de participaciones industriales.

El BCE acusa a las agencias de avisar del riesgo demasiado tarde

Más información

La firma recortó el rating del Banco de Valencia, propiedad en un 38,4% de Bancaja, hasta BBB. La entidad subrayó el elevado endeudamiento y las tensiones de liquidez. Fitch fue más dura con la CAM, a la que rebajó la nota a largo plazo desde A hasta BBB+ con perspectiva negativa, lo que podría suponer otro eventual descenso. Si eso ocurriera, le colocaría a solo un paso de los bonos basura. La CAM negocia una fusión fría con Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria. Cuando la integración reciba las autorizaciones pertinentes, Fitch volverá a emitir su calificación.

La agencia destacó la fuerte concentración en construcción y promoción, el 27,8% al final de 2009, las hipotecas de pequeños clientes concedidas entre 2004 y 2006, así como el fuerte crecimiento, del 30%, en los créditos generales entre 2004-2007. Fitch estima que el crecimiento económico en España será anémico en los próximos años y que el negocio de la CAM y de Bancaja descansa sobre financiación mayorista. Ambas cajas deben afrontar vencimientos de deuda en 2012, aunque reducidos en el caso de Bancaja.

Fitch también rebajó la calificación del Banco Sabadell desde A+ hasta A, con perspectiva estable. También aquí son culpables los activos promotores, las pequeñas y medianas empresas, así como el contexto de debilidad de la economía española. Fitch prevé que haya dificultades para el Sabadell este año y el que viene por su ligazón con el ciclo español.

Por otro lado, S&P puso en perspectiva negativa la nota a largo y a corto plazo A/A-1 de Caja Madrid, lo que supone una potencial rebaja por la caída de los márgenes del negocio operativo, que se cruzará con las mayores necesidades de provisiones. Esa situación puede prolongarse hasta 2011. La agencia cree que los escasos márgenes le dan poca capacidad de maniobra.

Por otro lado, el consejero del Banco Central Europeo Christian Noyer se sumó ayer a las críticas a las agencias de calificación, a las que acusó de advertir de los riesgos en algunos países demasiado tarde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 02 de junio de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50